21 mar. 2017

Obras en el Museo

Obras en el Museo.
   
    Pues sí. Esta vez van a durar como poco hasta Navidad. De todos modos si queréis visitarnos no hay problema. Se puede concertar una visita por teléfono o por e.mail y está hecho. 
    Estamos trabajando en la maqueta ferroviaria y eso requiere un poco de concentración. Al margen de eso estamos mejorando más los contenidos de la fase naval del Museo. Ya hay un importante número de buques expuestos pero estamos mejorandolos un poco e intentaremos añadir alguno más a la colección a lo largo del año.
    Para los que os animéis a venir, comentaros que  las obras de la Terminal Grand Central en escala 1/87 están bastante avanzadas. Es una obra complicada y  la estamos llevando a cabo con cautela pero, va avanzando a buen ritmo.
     Os dejamos unas fotos. Que las disfrutéis .

Saludos.

José Luis Blanco García. Director.
El Acorazado USS Wisconsin en escala 1/72

El Acorazado USS Wisconsin y el Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Edificio Chrysler en escala 1/87 ya instalado sobre la base de la Terminal.

Construcción del Edificio Lincoln en escala 1/87.

Construcción del Edificio Lincoln en escala 1/87.

3 mar. 2017

Cuarto aniversario del Museo Grand Central.



El Edificio Chrysler instalado sobre la estructura de la Terminal y a la espera de recibir los últimos detalles.

Hola a todos.

     Como veréis, hemos tardado un poco en volver a hacer una entrada en el Blog. La construcción de la nueva maqueta ferroviaria está ocupando la mayor parte de nuestro tiempo y hay que decir también que la buena salud no nos está acompañando para nada en la empresa. Son cosas que suelen pasar pero, como tenemos una amplia experiencia a la hora de superar dificultades y enderezar entuertos la obra ha seguido adelante a pesar de todo.
     Hoy se cumplen cuatro años de la apertura del Museo Grand Central. Estos cuatro años han sido lo que yo llamo una operación militar. Una cosa son los planes que tienes y otra muy distinta lo que ocurre cuando empiezan las bofetadas.
     Después de estos cuatro años podemos decir que ni el Museo tiene la configuración que habíamos planeado en un principio, ni se está explotando como estaba previsto. Cierto es que esto ha supuesto una mejora y además ha hecho más divertida la puesta en marcha del proyecto. Sobre todo la ha hecho muy poco rutinaria.
     Desde que hemos abierto, habéis podido ver que hemos ampliado los contenidos tanto en cantidad como en calidad. Todo esto se ha hecho a la vez que se atendía al público y hay que señalar, que el tener maquetas a medio construir en el Museo ha sido una excelente idea. Desde el día de la apertura hemos construido cuarenta y ocho nuevos buques. Entre ellos un Portaaviones y dos Acorazados de la Clase Iowa en escala 1/72. También se han construido tres dioramas en escala 1/700, uno de ellos ambientado en la ciudad de Belfast, de unos dos metros cuadrados de superficie por pieza. Igualmente hemos invertido en mejoras considerables en el resto de los buques de modo que a día de hoy presentan un aspecto muy mejorado con respecto al día de la inauguración.
 
Dentro de muy poco podremos ver en el Museo una nueva maqueta del cañón "Bertha" que dejará muy pequeña a la actual.
  
Sobre la maqueta ferroviaria se han llevado a cabo los siguientes avances: Los lazos de retorno de la Terminal Grand Central están acabados estructuralmente así como toda la infraestructura de obra. El cincuenta por ciento de la estructura metálica de los dos niveles está cortada y ensamblada. El primero de los rascacielos ubicados sobre la Terminal ya está instalado a falta únicamente de instalarle una de las fachadas. El segundo Edificio está terminado y se está procediendo a su ensamblaje e instalación. El Edificio principal de la Terminal está acabado y en espera de terminar de ensamblar la estructura para instalarlo sobre la misma.
   Hay que decir que no le estamos dando a la construcción de la Terminal la publicidad que merece. Es más que suficiente la información de la misma que damos en el Blog y eso se debe a las experiencias destructivas que hemos tenido al respecto en anteriores ocasiones. Por lo general, este tipo de proyectos a gran escala se suelen tomar a sorna o a cachondeo de modo que, por ahora, con que los lectores del Blog lo veáis es más que de sobra. De todos modos, las obras han alcanzado una magnitud tal que resulta imposible ocultarlas. Los que habéis venido últimamente ya habéis visto los avances y a partir de ahora – si paramos de ir al médico de una puta vez – correremos un poco más. Si no es así...se acabará cuando se pueda y cuando nos dé la gana. Ya no tenemos ni edad ni ganas de estar haciendo maratones de trabajo, de estar quitando horas de descanso, de estar trabajando hasta las tres de la mañana y de acabar molidos. Como comprenderéis, ese ritmo no se puede ni se debe sostener.
 
El RMS Gigantic durante las obras de reacondicionamiento.
  
Todos los clientes se han ido más que satisfechos con la visita. Por supuesto, nadie es perfecto pero en ese aspecto – mal está que lo digamos nosotros – hemos hecho los deberes. La prueba es que el noventa por ciento de ellos han repetido la visita varias veces y además han venido acompañados de alguien. El vino, acompañado de unas tapas de embutido que ofrecemos a los clientes tras la visita, ha sido sin duda la mejor idea que hemos tenido. Ha servido para conocer e intimar más a fondo con la peña, para comentar la visita de un modo distendido junto al fuego y para pasar horas y horas de diversión y risas. Cuando el personal va a un Museo, no le anda dejando su número de teléfono, su dirección y su tarjeta al dueño del mismo. Nosotros tenemos ya más de tres mil tarjetas de nuestra clientela y cientos de direcciones y lugares a los que estamos invitados a ir. El trato personal ha sido muy importante y eso es algo que no vamos a cambiar en modo alguno.
USS Wisconsin y USS Lexington  en escala 1/72.
     A día de hoy seguimos recibiendo consejos de lo más variopinto respecto a la explotación del Museo. Casi todos ellos van en la dirección de convertir esto en una especie de parque temático donde al personal se le trate como al ganado...Otros nos aconsejan que las visitas guiadas las haga “una tía con una minifalda”...También hay quien nos ha dicho que “el Director no puede atender al público pues tiene que estar en el despacho por motivos de imagen”...esto último es de traca. Si este Museo – que es privado – puede resistir sin subvenciones y ha podido crecer es porque el “Señor Director” atiende a la gente, hace de portero, mantiene el Edificio, hace las maquetas y tres veces por semana limpia la sala para que esté adecuada. Además claro está, hay que llevar la economía a rajatabla. Si el Director se mete en su despacho a no hacer nada, habrá que contratar un portero, un historiador, un maquetista y a alguien para limpiar. Como es normal, habrá que cobrar por la entrada seis veces más. Parafraseando a Harry el sucio, un alto precio por una caprichosa moda. Además, aquí no tenemos despachos, ni corbatas ni leches en vinagre. La clientela que tenemos no desea eso. De hecho vienen aquí porque están hartos de eso.
    En lo referente a la prensa local, hay que decir que, si hace cuatro años eran gilipollas, ahora son gilipollas y medio. Esta gente tiene un problema a la hora de ordenar sus prioridades y eso está claro. Volvemos a repetir por enésima vez que nosotros no necesitamos a cierto panfleto provinciano para nada ni tampoco necesitamos aguantar aquí a ningún anormal con problemas de alcoholemia y aficionado al terrorismo literario. . Quien se dé por aludido por algo será.
  
La primera exposición que se realizó en el Museo consistió en la puesta de largo del Transatlántico RMS Britannic en escala 1/48. Se trata de la mayor maqueta de este buque en el Mundo. Cuando tuvimos la mala idea de llamar a La Opinión de Zamora para hacer un reportaje, su "corresponsal" un tal Miguel Angel Casquero nos contestó de la siguiente manera: "Caguen D....caguen D....t,ol dia tocando los cojones caguen D.....con esa puta mierda caguen D....que sí hombre caguen D....que ya hombre que ya caguen D......." Bien.  Señor Miguel Angel Casquero, la única puta mierda que hay aquí es usted, Señor. Además de un blasfemo, no es más que un pobre muerto de hambre con la misma educación que un cerdo. Con menos higiene que el cerdo y con todo el respeto hacia el animal, desde luego. Por cierto. No tenemos ningún problema en decirle a la cara lo que le venga en gana. No se confunda al respecto ni lo más mínimo. Faltaría más que ahora, tengamos que quedar bien con un bocachancla medio analfabeto como usted.  Solo tiene que subir por aquí y comprobarlo. .  De la primera ostia que le doy no le queda un diente en la boca.  De todos modos, señor Casquero, el Britannic ha sido un éxito a pesar de su mala educación, sus blasfemias fuera de todo orden, sus exhibiciones de barbarismo y sus malos modales. Estos súbditos de Su Majestad, todavía pueden enseñarle a usted cuatro cosas sobre educación, higiene y urbanidad. Usted y su periódico no son más que basura.
 

    Poco a poco el Museo se va conociendo. Por fin, tres años y pico después de su apertura, lo han incluido en el portal de turismo de la Junta de Castilla y León. Se agradece mucho el detalle pues la publicación del Museo en el portal ha sido realizada con mucho gusto y con unas fotografías muy escogidas y adecuadas. Hay que decir que ya ha venido gente que ha conocido el Museo a través del portal.
    Por ahora no hay mucho más que deciros. Solo daros las gracias. Si el Museo tiene cuatro años es por vosotros. Por los que habéis venido a visitarnos, por los que leéis el Blog, por los que nos escribís para animar y por los que disfrutáis con nuestro trabajo.

   Un saludo.

La dirección.