14 dic. 2015

El USS Lexington en el Museo.


Por fín!!...el USS Lexington en escala 1/72 en la Sala del Museo Grand Central.
Hola a todos.

  Los visitantes del Museo Grand Central ya pueden disfrutar del primero de los nuevos grandes buques a escala, que forma parte del programa de ampliación de la muestra expositiva. El fin último del citado programa es alcanzar la cifra de 500 buques y de este modo crear a medio plazo el Museo Naval más grande de Europa en lo que a maquetas se refiere. Por motivos de logística, no van a estar  expuestos todos los buques pero sí los más grandes e impresionantes.
  El primero de estos nuevos buques a gran escala es el Portaaviones USS Lexington en escala 1/72. Con el Diorama, son cuatro metros y medio de buque, lo cual no está nada mal para una maqueta. Es el segundo Portaaviones a escala más grande de España. El primero lo tenemos en el Museo y ya es un viejo conocido de nuestros clientes. Se trata del USS J.F.Kennedy, también en escala 1/72.
La cubierta de vuelo del USS Lexington en escala 1/72.

La característica isla del USS Lexington.
  El USS Lexington es un portaaviones norteamericano de la clase Essex, construido durante la Segunda guerra mundial y sin duda es uno de los portaaviones de esta clase que más actividad ha visto, sirviendo incluso durante sus últimos años como portaaviones de entrenamiento de la US Navy, teniendo su base en Pensacola (Florida).
  He realizado la maqueta con el aspecto que ofrecía tras sufrir las modificaciones SCB-27/125,  que le proporcionaron la capacidad de operar con los más modernos aviones navales de la época. Estas modificaciones que en el USS Lexington se realizaron de forma simultánea, consistieron en la adición de bulges en el casco, catapultas de vapor, cubierta angular, espejos de aterrizaje, la adición del “mack” o también llamado “mástil-chimenea” así como una reconstrucción integral de la isla. La instalación de la proa de huracán alteró significativamente el aspecto del navío con respecto a su status original y además mejoró considerablemente su comportamiento en el mar. Las modificaciones en realidad fueron una reconstrucción integral de un buque diseñado para llevar aviones tradicionales de motor, con el fin de que pudiese operar con reactores.
El USS Lexington en escala 1/72 durante su fase de instalación en la sala del Museo Grand Central.

  Por supuesto, las características del USS Lexington y de sus 24 buques hermanos son extensas y apasionantes y durante las visitas guiadas, los visitantes podrán escuchar datos, anécdotas y por supuesto disfrutar de la nueva maqueta.
  Para llevar a cabo la construcción del Portaaviones, he recibido una gran cantidad de información del otro lado del Atlántico. El USS Lexington es ahora un buque Museo en Corpus Christi y mi amigo Mike Pocock de Texas me ha enviado cantidad de fotografías y material.
  El USS Lexington es solo el principio pues para el día 1 de Enero ya podremos ver el segundo de los grandes buques en la sala y a la misma escala. Este buque es el USS Wisconsin en su configuración de 1988 pero de este artefacto, nos ocuparemos en breve.
   Animaros a venir al Museo. De seguro que no os va a defraudar.

Saludos a todos.

Museo Grand Central. Dirección. 
Pobladura del Valle. Tlf 980054051. Email: grandcentralmuseum@yahoo.es

23 jul. 2015

Foz 1985. Parte 2.



Faro en la Playa "A Rapadoira". Archivos fotográficos del Museo Grand Central.

Foz. 1985. Parte 2.

El 17 de Julio de 1985 fue un día como cualquier otro en Foz. Madrugón, paseo y playa más bien poca pues ese fue un mes lluvioso en extremo. Apetecía bañarse con lluvia pero tampoco se podía hacer todos los días pues en fin...ya me entendéis.
   El asunto es que la comida me había sentado mal y no me encontraba nada bien. Una mala digestión de esas te arruina el día pero en Foz si sabes dónde buscar, tienes remedio para todo y ese remedio se encontraba a un cuarto de hora de paseo.
   Sin pensarlo dos veces, fuimos a casa de “Rauta” y organizamos en el acto un paseo hasta el Obispo Santo para recoger laurel. El Señor Eladio se quedó en casa y los demás salimos de inmediato. El paseo hasta allí estuvo bien amenizado pues la conversación que proporcionaba María no tenía desperdicio. Conversación aliñada , claro está, con historias acojonantes protagonizadas por personajes de Foz y con las cuales el riesgo de sufrir un ataque de risa era elevado.
Playa "A Rapadoira" Foz. Archivos fotográficos del Museo Grand Central.
   Tras pasar por encima de la vía del ferrocarril y dejando a nuestra derecha el apeadero de Marzán, enfilamos la carretera hacia arriba. Decía que en Foz hay remedio para las malas digestiones y ese remedio, al menos para mí, era subir al bosque de eucaliptos. Esos ya se encontraban a escasos metros y el aroma de los mismos es una medicina. Diez minutos después de andar entre los árboles la mala digestión había dado paso a una cierta euforia y a un bienestar generalizado.
   No había que descuidar la misión secundaria del paseo por tanto, a cada poco íbamos escogiendo ramas de laurel de la infinidad de matas que allí había, sin dejar de admirar el paisaje. En esto se nos aparece por allí una señora de Marzán que también andaba recogiendo el producto en cuestión y con la que pudimos conversar un rato. Al menos lo intentamos pues hablaba un gallego distinto al habitual, hasta el punto de que ni María la entendía bien. Tras la caótica y divertida charla y ya con nuestra carga de laurel encima, emprendimos el camino de regreso a casa no sin antes subir a lo alto del monte para ver Marzán y la costa desde allí. En ese momento sonó un pitido y el Transcantábrico, que había pasado sin parada por el apeadero, enfiló la recta que lo llevaría hasta Fazouro pasando eso sí por debajo de nuestra posición. Un remate perfecto para un paseo perfecto. Al pasar de nuevo sobre la vía del ferrocarril, comentamos que al día siguiente iríamos al apeadero  y llegaríamos hasta la Playa de Llas. Uno no debe hacer planes...
Puerto de Foz. Archivos fotográficos del Museo Grand Central.
   Sobre las siete de la tarde y tras dejar a Rauta en su casa, bajamos para preparar la merienda. Granada nos recibió en la puerta trasera – que es por donde entrábamos – y nos dijo que teníamos una sorpresa dentro de casa. Julio estaba sentado en la cocina con un palillo y con su habitual sonrisa. Cuando entramos en el comedor...zas!!...Vimos a quien menos esperábamos ver en ese lugar y en ese momento. Dos amigos de Cercedilla, Fernando y Carmen, nos estaban esperando allí y desde luego fue una más que grata sorpresa. Hacía cinco años que no los habíamos visto y el reencuentro fue maravilloso. Mientras los abuelos preparaban la casa, yo me fui con Fernando hasta la zona de Ollo do mar pues quería probar algo del coche que parecía no iba bien. Tras revisar el vehículo y contemplar el paisaje volvimos a casa para buscar a Carmen y a los abuelos y así poder bajar al muelle a tomar unas cervezas.
Marea alta. Archivos fotográficos del Museo Grand Central.
   Al llegar al muelle, los buques ya habían salido y toda la instalación se encontraba vacía. Fernando me preguntó, presa de su natural curiosidad, sobre la actividad en el puerto y desde la terraza del Náutico, con una cerveza bien fría le expliqué que la actividad pesquera había descendido mucho debido a las malas condiciones de calado del puerto y que eso condicionaba el uso de los buques en función de la marea de turno.
   Cuando alguien que no había visitado Foz nunca, bajaba al puerto y veía el tamaño de éste, con una longitud de amarre de más de mil metros quedaba impresionado. Más aún, pues al estar ubicado dentro de la ría, el conjunto en general es bastante inusual. Claro que en cuanto bajaba la marea, ese encanto desaparecía en el acto y daba paso a la perplejidad. Con la marea baja, la mayor parte del amarre se había convertido en una playa temporal más o menos irregular. Se podía bajar por algunas de las escaleras del muelle y comenzar a andar por la ría sin mojarse los pies. Así era y es.
   Tras la cerveza de rigor, bajamos a la plaza y recorrimos el muelle dejando la grúa amarilla a nuestra izquierda. Esta grúa nos daría un buen susto justo un año después al soltarse la pluma debido a la falta de mantenimiento. Yo estaba en casa de Pili, intentando resolver con ella unos problemas de derivadas y de funciones cuando la caída de la pluma nos interrumpió la clase. Menos mal que no había nadie debajo pues si eso te cae encima...no lo cuentas!!
Los Abuelos junto a la imagen de la Virgen del Carmen. Foz. Archivos fotográficos del Museo Grand Central.
   El paseo continuó por el casco viejo tras hacer un alto, eso sí, en la iglesia parroquial. Hay que ser agradecidos y de paso deleitarse con la imagen de la Virgen del Carmen que es sin duda uno de los tesoros de Foz que hay que ver, conocer, admirar y reverenciar. No solo a la imagen sino a todo lo que ella representa.
   Tras el alto en la iglesia, el paseo por el casco viejo, dos cervezas más y unos pasteles cojonudos en “el Capitolio”, a cenar. ¿Se pueden comer pasteles antes de cenar?...En Foz sí. En los demás sitios no os puedo decir. Además, los pasteles en el Capitolio estaban de vicio. Las personas que estaban al frente de aquello sabían hacer su trabajo. Solo he comido pasteles tan ricos en “Campo” de Benavente y en la pastelería de Coomonte de la Vega. Todo lo demás ni se le acerca.
   Una vez cenados, todos los demás se fueron a dormir menos yo. Yo estaba a lo mío. Abrí la ventana, cogí una sidra y me senté a tomar el aire y a escuchar el mar. Ya era noche cerrada y en la calle solo jugaban algunos chicos que apuraban los últimos minutos antes de que aparecieran sus madres por los balcones a llamarlos. El Txirimiri, las bombillas espaciadas por la plaza...Colosal!!. El Colegio de Benavente quedaba muy lejos.  Las estupideces y las pamplinas  de ese idiota congénito llamado Don Isaac, dedicado en cuerpo y alma a rebajar el prestigio de la docencia a la altura de la mierda apenas tenían ahí relevancia. Sentado en la pequeña terraza y con ese ambiente, imaginé de repente al mendrugo en cuestión dando consejos con sus pantalones raídos y baratos, sus zapatos remendados, la bragueta abierta y la camisa del mercadillo del Jueves llena de lamparillas de aceite. Este imbécil con pinta de matutero barato, me haría inconscientemente un gran favor tres años más tarde.
   Dejemos ahora a este zoquete poco higiénico y vamos a lo que vamos.
   El 18 de Julio planeamos hacer una excursión a Burela. Los días siguientes los pasaríamos en Foz pues había mucho que enseñar a nuestros amigos pero el viaje a Burela era importante.
   A eso de las nueve cogimos el R-18 de Fernando y cogiendo la carretera de la costa, nos encaminamos hacia Burela. Lo cierto es que desde la carretera, a lo largo de casi todo el trayecto, se va viendo la citada localidad. Esta dista de Foz escasamente quince kilómetros y es además un agradable viaje lleno de tentaciones pues a ambos lados de la carretera de la costa había algunos restaurantes de renombre y otros con no tanto renombre donde se podían degustar unos platos excepcionales. Ya nos ocuparemos de esto con más calma pues tras pasar “la curva de la muerte” en menos de cinco minutos entramos en el casco urbano de Burela.
El puerto de Burela.
   El puerto de esta localidad, no había alcanzado en 1985 el tamaño que tiene hoy pero ya era una instalación impresionante. La lonja, la fábrica de hielo, los tinglados, los dos grandes depósitos y el muelle en construcción. Todo el puerto de Burela es exterior y todo él está hecho sobre terreno que los bureleses han ido ganando al mar año tras año. Es una población industriosa que no industrial y el enorme muelle es el foco principal de toda esta actividad. Debido a las malas condiciones ya citadas del puerto de Foz, casi toda la actividad pesquera de la Mariña se centró en Burela y en Cillero. Pasear por el muelle de Burela es perfecto para alguien como yo pues tienes cantidad de buques que ver y cantidad de instalaciones que pueden servir de inspiración para dibujar, planificar o simplemente escribir.
   Tras una inspección a fondo del muelle y de todos y cada uno de los buques allí presentes llegó la hora de comer. Para comer en Burela podías optar por varios sitios muy buenos pero nosotros teníamos “nuestro” sitio. A eso de la una de la tarde cogimos el R-18 y subimos hasta la calle Leandro Cucurny. Allí había un pequeño restaurante llamado “A Figueira” dirigido por una maravillosa mujer llamada Carmen. Ir a ver a Carmen y comer allí era lo más. Era uno de estos lugares donde ves como cocinan lo que pides y era un restaurante gallego. Quiero decir que además de la calidad excepcional de los productos que acababan en la mesa, las
Burela.
cantidades de los mismos eran faraónicas. He de decir que yo en casa de Carmen jamás me quedé con hambre pero también es cierto que acabé con todo lo que me puso delante. Quienes me conocen en persona saben de lo que hablo de modo que no vamos a dar más detalles al respecto. De primero un caldo gallego con unas almejas a la marinera para ir entonando. Un par de botellas de ribeiro bien frías para acompañar el entrante. Cuando alguien te hace la comida con dedicación se nota y sabe Dios que se notaba. Con mucha calma terminamos estos entrantes para dar paso a una merluza a la cazuela, con la que Fernando acabó sudando, acompañada de mi plato favorito: Una raja de bonito de diez centímetros de grueso tostadita por fuera y cruda por dentro. El pescado fresco a más no poder, el trabajo de la cocina y el ribeiro helado eran una combinación excelente. El bonito era excepcional, la compañía era excepcional y no quedaba más que tomarlo con calma y disfrutar paso a paso de ese deleite. Fernando saboreaba la merluza, que venía acompañada dentro de la cazuela por quince o veinte almejas. Yo también tuve la ocasión de probarla después de meterme tres platos de caldo gallego. Por supuesto, del bonito solo dejé la raspa y eso fue así pues no conviene pasarse. Seis cacerolas de caldo gallego, tres merluzas a la cazuela, tres perolas de almejas a la marinera, un kilo y medio de bonito fresco, cuatro botellas de vino, el café y una copa de aguardiente de dimensiones adecuadas y tocamos a mil pesetas por barba. Eso era comer y eso eran precios.
  Para bajar la comida y aprovechando que estaba un poco nublado, bajamos de nuevo al puerto para ver si había llegado algún barco nuevo. No era así pero el paseo nos lo dimos y bien dado además. A eso de las seis cogimos de nuevo el coche y regresamos a Foz. Hay que decir que ese día hubo que suspender la cena. No resultaba adecuado hacerla de modo que con una cervecita fresca dimos por terminada la jornada.
   Recuerdo que un compañero de clase llamado Luís, me dijo que por qué iba a Foz todos los años en verano. Que me quedara a las clases particulares de Don Isaac y así me aprobaría. Como era – y es – un buen amigo no le dije nada pero le contesté lo siguiente: “No jodas Luís, en la vida hay cosas más importantes que un aprobado o que satisfacer a un idiota”. Eso le dije a Luís en ese momento y treinta y un años después sigo pensando lo mismo.

   Esto pasó en Foz, en un ya lejano Julio de 1985.

Jose Luis Blanco García. Director. Museo Grand Central.

22 jul. 2015

Foz 1985

Foz
FOZ 1985.

Benavente. Junio. 1985.

   Había terminado octavo de E.G.B y como era habitual, llegó el día de recoger las notas en el Colegio. De modo que el Lunes 17 de Junio de 1985 a las 10.30 horas y aprovechando que estaba en el negocio un amigo de Zamora llamado Carlos, que dirigía una empresa de electrónica llamada Ecolsa, tomé prestados sus servicios para que me subiera al Colegio a buscar el boletín.
    Llegamos al Colegio en su nueva Nissan Vanette y tras saludar al Padre Antonio subí a la sala de profesores. El tutor del curso era Don Daniel pero no se encontraba allí en ese momento de modo que fue Doña Tomasa quien me entregó el documento en cuestión.  Todo estaba aprobado de modo que cogí el boletín y tras despedirme de Doña Tomasa – que ese día estaba de un excelente humor, seguramente por perdernos de vista a todos – bajé las escaleras dirigiéndome a Secretaría. Allí seguía el Padre Antonio que me preguntó por los resultados y tras charlar un minuto con él y despedirme, salí en busca de Carlos que me estaba esperando con la “Vanette” recién comprada en la puerta del Colegio. Carlos era una persona que siempre tenía una sonrisa y ese día no fue distinto de los demás.
   Bajamos de nuevo al negocio que teníamos en la Calle de Renueva y comenzamos a preparar el viaje de ese año a Foz (Lugo). El Abuelo tenía prisa por ir y la verdad es que yo tenía más pues Foz ha sido siempre junto con Cercedilla, la localidad que yo consideraba y considero mi casa.
   Sin embargo el viaje se iba a retrasar un poco pues recibimos en Benavente una visita de tres días de unos familiares de Guatemala a los cuales tuvimos el gusto de enseñar la Villa – que entonces era una población pujante y vibrante – disfrutando además de algunas comidas y cenas excelentes en algunos de los mejores restaurantes de los que por aquel entonces se enorgullecía la localidad.
   El caso es que despedimos a la visita – eso sí después de que una de nuestras anfitrionas se gastara en el negocio 120.000 pesetas de las de entonces en un nuevo Radio- Cassette y unos altavoces nuevos para su Toyota Corolla – y tras hacerlo seguimos preparando el viaje y el coche pues en 1985 ir a Foz por carretera era una pequeña aventura.
   El Viernes día 21 por la tarde, a eso de las siete y media, cerramos el negocio y cruzamos la Avenida para dirigirnos a ver a Miguel Iglesias que por aquel entonces había ampliado el negocio con el asunto de los neumáticos. Como era un amigo, fuimos allí a que nos revisara la rueda de repuesto del R-14 para el viaje. Cuando llegábamos a la entrada de la cochera de Miguel vimos a alguien conocido. Lo vimos pues cuando alguien mide siete pies y dos pulgadas se le ve. Maxi, el “Gigante de Paladinos” se encontraba allí y en ese momento estaba poniendo encima de la bancada una de las cubiertas del tractor, manejándola como si fuera una pluma. Tras un rato de charla y tras la revisión del neumático, Miguel y nuestro gigantesco amigo – cuya bondad era tan grande como su tamaño – se despidieron de nosotros y nos desearon un buen viaje.
   Las cinco de la mañana es una hora perfecta y para los que dormimos poco, más aún. Papá arrancó el R-14 a las 5.05 en la puerta del negocio e iniciamos el viaje hacia Foz.
   La amanecida se produjo después de pasar Astorga que es cuando el paisaje se hace más divertido. No quiero desmerecer el paisaje Castellano ni en lo más mínimo pero para quienes estamos acostumbrados a las llanuras, un poco de variedad nos gusta. Tras pasar Rodrigatos de la Obispalía – donde hay un cordero de calidad extra – comenzamos el descenso hacia Ponferrada cuyo espectáculo con las montañas de carbón siempre era digno de ver, para seguir hacia Villafranca del Bierzo. Tras pasar el túnel y tras un trecho mediano, entramos en el Valle de Valcarce, cruzándolo una y otra vez por la carretera - cuyas curvas son interminables -  para acabar parando en el Hostal del mismo nombre.
   Allí nos encontramos con una escena curiosa consistente en una anciana de 90 años que tomaba media docena de pastas con una copa de orujo para desayunar. Eso ya lo había visto yo en Foz pero nunca lo había presenciado tan al “sur”. En fin Así fue. Eran las siete aproximadamente cuando arrancamos de nuevo dirigiéndonos hacia el norte. Siempre al norte, hacia Lugo. Tras atravesar el Puerto de Becerrea  - por la carretera vieja de cuatro metros de anchura – nos aproximamos a Lugo. Ahora el radio- cassette “Shintom” del R-14 recibía emisiones en galego y música de gaitas entre las risas del Abuelo mientras dejábamos el Balneario de Lugo a la Izquierda y nos dirigíamos hacia la “Terra chá”
   El contraste era simplemente colosal al abandonar las llanuras de Lugo y entrar en el Puerto de A Xesta. Curvas, niebla, un precipicio de carajo y el olor a eucalipto. De vez en cuando aparecía entre la niebla una persona acompañada de media docena de vacas. Estas iban al borde de la carretera y parecía que se iban a despeñar pero eso no ocurría. Bajo el precipicio, Mondoñedo, al cual se llegaba tras una serie de curvas que incluso a un coche pequeño como el R-14 le costaba coger. Tras pasar Mondoñedo, llegamos a Lorenzana y casi de inmediato a A Espiñeira.
Foz

La llegada a A Espiñeira se produjo a las nueve de la mañana de modo que la aproximación a la Ría de Foz se ejecutó en el momento más adecuado y antes de cruzar el Centiño, el espectáculo de la Ría se extendía a nuestra derecha teniendo la punta de malates y la desembocadura del Centiño en primer plano y la Villa de Foz al Fondo, levantándose sobre la margen oeste del estuario...
     Mi protocolo a la hora de llegar era siempre el mismo. Me bajaba del coche, me quitaba las gafas de sol y me ponía a respirar el salitre. Para los que nos gusta el mar es como una droga.
     Como he comentado antes, las cinco de la mañana es una hora perfecta para levantarse y más aún en Foz si se quería disfrutar de los atractivos del lugar. El miércoles 3 de julio de 1985 la noche estaba perfecta. Perfecta para lo que era Galicia y esta perfección consistía en una temperatura de unos once grados con el cielo nublado. Tras pasar la jornada, mi costumbre consistía en salir a la pequeña terraza de la casa que daba al Campo da Cabana. Era un primer piso de una casa del siglo XVIIII.
   
Campo da Cabana
Sentado en la misma, tras una jornada de dibujo de lo más interesante y una cena excelente repleta de productos del mar, podía disfrutar de una lectura con una buena cerveza o una botella de sidra a la vez que veía y sentía Foz en la penumbra. El ruido del mar acompañado de su aroma característico consistente en una mezcla entre salitre y marisco llegaba hasta allí, así como el traqueteo del motor de algún barco menor que entraba en el Puerto con retraso y si la marea se lo permitía. Eso era todo y eso era lo más!.En esa época Foz era Foz. Quiero decir que había una interesante dispersión en las escasas construcciones de la Villa y tenía aún el maravilloso aspecto de una aldea, añadido a un ambiente de andar por casa irrepetible. Tras dormir un par o tres de horas, tocaba levantarse pues antes de las seis de la madrugada el impetuoso sonido de la sirena hidráulica de la Lonja del Puerto destrozaba momentáneamente el silencio del pueblecito para anunciar la llegada de los buques de pesca con su cargamento consistente en toneladas de sardina, chicharro y otros manjares. Eso de levantarse tan pronto no se hacía todos los días pero sí los que más pues si se deseaba captar en esencia el ambiente focense tenía que ser así. 
La bajada al Puerto por la Calle Trapero Pardo o bien por la calle Rosalía de Castro – dando más vuelta - resultaba excepcional. La noche, rota por las escasas bombillas colgadas de las viejas casas de piedra y pizarra y completada con un Txirimiri al más puro estilo focense era una estampa maravillosa y además, durante ese breve paseo hasta el muelle, pisando las húmedas calles se podía sentir el pulso de Foz. Muchas de las casas tenían ya las luces encendidas y dentro de ellas los fogones comenzaban a arder para ir preparando con calma el pote galego o cualquier otra cosa que siempre era deliciosa. En Foz, siempre se ha cocinado mucho y bien. Es curioso pero a esa hora, todo el Pueblo olía a comida y cuando no era a comida era a mar y a huerta. Cuantas veces nos hemos parado delante de una ventana a pie de calle – haciendo uso de mi natural atrevimiento – para alabar un guiso o unas sardinas asadas y nos han obligado a entrar para compartirlo... 
     
Iglesia Parroquial
En otro momento hablaremos de la gastronomía focense, tema que merecerá el adecuado tratamiento pero ahora vamos a retomar el paseo hacia el muelle pues se nos hace tarde. Tras dejar la Casa del Mar a la izquierda y el Náutico a la derecha, se extendía ante mí la extensión del muelle. Cierto es que en 1985 el Puerto de Foz estaba en plena decadencia pero todavía conservaba a ciertas horas el ambiente de antaño. Al pasar por la Plaza Conde de Fontao, es imposible no mirar a la Iglesia Parroquial que se eleva entre la neblina y la leve lluvia como un faro de orden y un punto de referencia.
       El silencio que reinaba en el Pueblo aquí no existía. Los buques tenían los motores en marcha con el fin de poder suministrar energía eléctrica a los focos de intensidad que iluminaban la dársena de un modo espectacular. Coches y camiones frigoríficos reculaban al borde del muelle para cargar la preciada mercancía que era conducida principalmente a Madrid. En el momento de acercarse al muelle y como casi todos los tripulantes y patrones eran conocidos míos, siempre aparecía una bolsa por arte de magia. La bolsa se llenaba con unos kilos de sardinas que a la tarde solíamos degustar en Familia.   
    
Puerto de Foz
En las casetas de mando de los buques, bajo las ventanas del Puente se encontraban los nombres tan familiares de los mismos: “Ruiz Rey”, “Nuevo Mirando al Mar”, “Agarimo”, “Virxen dos Milagros”, “Nuevo Bellamar”, “Joaquincito” y otros que eran menos habituales como el “Otero Lage” o el “Villar Casal” de La Coruña. 
     Tras este trajín, me dieron las nueve de la mañana y era la hora perfecta para ir a darse un baño de una hora a la Praia da Rapadoira en compañía de los abuelos. Llovía pero daba igual y el agua cuanto más fría esté mejor para la salud y mejor para comer pues para rematar la mañana, nos esperaba en la mesa una tortilla de patatas de dimensiones “focenses” y hecha con patatas del lugar que sin pretender ser vanidoso y sin desmerecer al resto, son las mejores del Mundo. Ni que decir tiene que de la tortilla no quedó nada y además se acompañó la faena con una buena sidra. 
    
Ruiz Rey. Equipado con motor Cummins.
Tras la comida, una sesión de dibujo acompañado de una buena música. Con la música había que ser prudente. El equipo de sonido y la vieja casa no eran muy compatibles. En una ocasión, la dueña de la casa – sorprendida de lo bien que sonaba el equipo - y yo nos pusimos a bailar una muñeira de mi invención especialmente acelerada – entre las risas de su marido - a todo volumen sobre el suelo de tarima y casi acabamos con todo el apartamento derrumbado sobre la planta baja... En fin, lo cierto es que casi provocamos un derrumbe masivo de modo que – por motivos de seguridad estructural - hubo que trasladar la sesión de Muñeira a la planta baja. 
     Con el dibujo, sin embargo, no se podía ser tan permisivo y Foz me brindaba múltiples oportunidades. Los “Rotring” que había comprado en ese curso para la asignatura de dibujo del Padre Prieto tuvieron un uso brutal en el verano de 1985. Brutal hasta el punto que hubo que comprar en Foz más de cincuenta cargas de tinta para ellos. Todo fue medido y luego dibujado en la casa de la Calle Trapero Pardo. El Puerto y los astilleros. Todos los buques, muchas casas del Pueblo y como no varios Portaaviones y buques que luego se harían realidad en el Museo Grand Central de Pobladura del Valle.      
    
Foz
Una vez acabada la comida y el baile, tocaba salir. Ese día, al igual que otros muchos, escogimos el Bar Náutico para sentarnos a pasar unas horas de charla. Una sidrina, otra y otra y debajo de la terraza del Bar – con mayúscula – la extensión del Puerto de Foz con sus mil metros de amarre dentro de la Ría y los buques que habíamos visto llegar de madrugada, preparándose para salir de nuevo a faenar con las tripulaciones afanándose en las labores de a bordo. 
     Bajo nuestra mesa y a escasos metros de nosotros, los buques comenzaron a separarse lentamente del muelle y uno a uno comenzaron a desfilar por la bocana de la dársena enfilando el canal de salida de la Ría. Era un espectáculo muy bonito pero a mí particularmente siempre me causaba intranquilidad. Sabías que se iban pero no sabías si iban a volver. La sirena que anunciaba alegremente la llegada de los buques, en ocasiones había sido un aviso de desgracia. Muy poco después, uno de esos buques – el “Ruiz Rey” – se hundió en la Punta Percebera, cerca de Luarca. Yo no estaba en Foz en el momento del desastre pero oí la noticia en Benavente a través de Radio Pesquera, emisora que seguía a diario. Por la tarde se realizaba otra subasta y tras el pertinente aviso de la sirena, nos dirigimos hacia la lonja para presenciar el ritual. Normalmente era Siso quien se encargaba de la subasta y también de echar la bronca con toda la razón a algunos que iban allí pensando inocentemente que eso era una tertulia. Otros días la subasta la realizaba José y en esta subasta de la tarde había raya y congrio principalmente. El proceso por todos conocido y del cual no vamos a entrar en detalles duraba unos quince minutos.  
       En ese momento – ya acabada la subasta - comenzó a llover muy levemente y decidimos que era la hora de preparar la cena. Así lo hicimos, deseando que llegaran las seis del día siguiente para recibir en el muelle a los amigos que en ese momento estaban dirigiéndose hacia la faena a bordo de sus buques. Ese día fueron y volvieron. Cumplieron su misión al igual que sus hermanos mayores - a los que no veíamos casi nunca en el Puerto - lo hacían en el Gran Sol, en Terranova o en el Golfo de Méjico.

Esto ocurrió un día de Julio de un ya lejano 1985.

Jose Luis Blanco García. Director. Museo Grand Central. Pobladura del Valle.

27 jun. 2015

USS Lexington. 1/72

Las obras de construcción del Portaaviones norteamericano USS Lexington en escala 1/72 avanzan a toda máquina y hay que decir que vamos cinco días por delante del horario previsto. La maqueta, cuyo ensamblaje está listo al 99% ya se encuentra expuesta en el Vestíbulo de entrada del Museo Grand Central y va a permanecer ahí hasta que concluya el ensamblaje del segundo de los buques previstos. 
     Es muy interesante ver el modelo del Portaaviones en este estado de  montaje pues una vez pintado y decorado, una gran parte del trabajo de despiece queda oculto.
Ensamblaje del Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.
Hasta ahora se han colocado a bordo 21.316 piezas incluyendo el entarimado de cubierta y como es habitual en todas las maquetas que realizamos, la resistencia es excepcional. Si bien el Portaaviones va a formar parte de la Exposición cuyo tema principal es la Seguinda Guerra Mundial, su ubicación final en la Sala de Navegación del Museo será junto al Portaaviones USS J.F.Kennedy, realizado en la  misma escala, de modo que serán complementarios y de ese modo el público podrá comparar un buque con otro y observar como han evolucionado estos buques a lo largo del tiempo.
Ensamblaje del Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.
 El lunes comenzamos el ensamblaje del Acorazado USS Missouri en la misma escala y al igual que con este iremos poniendo algunas fotos del avance de las obras.
    
      Un saludo a todos.
Ensamblaje del Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.

30 abr. 2015

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.
 Las obras de construcción del Viaducto de Martín Gil en escala HO están terminadas a excepción de algunas piezas que han de ser replanteadas a pie de obra. El proceso de pintura y envejecido del mismo se llevará a cabo en el lugar de instalación definitivo.
       Dejamos unas fotografías del proceso de la obra.
Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

Viaducto de Martín Gil. Escala HO.

22 mar. 2015

Viaducto de Martín Gil (1)

Captura de pantalla de Autocad con el plano del Viaducto de Martín Gil realizado en el Museo Grand Central
 La construcción de la Maqueta ferroviaria "Grand Central" sigue a toda velocidad. Al margen de la construcción de la Terminal, que es el núcleo del Proyecto, estamos realizando los decorados de las fases dos y tres.
        Para ambientar estas dos fases, estamos realizando dos decorados gigantes. El primero de ellos de setenta metros cuadrados y el segundo de ochenta y cinco. Hoy nos ocuparemos del decorado o diorama ambientado en Zamora. ¿Por qué en Zamora?. La respuesta es obvia. El Museo está en la Provincia y desde el primer momento hemos considerado si o si el realizar a escala alguno de los maravillosos paisajes de la provincia. Hace unos días recibimos la visita de unos amigos de Zamora que tienen una excelente página Web denominada Grupo Tren Zamora - que es recomendable visitar y de la cual os dejamos el enlace  http://trenzamora.es/prueba/TrenZamora.html- y estuvimos charlando acerca de realizar en la maqueta un paisaje español. Lo cierto es que no nos lo pensamos mucho. Sería un decorado sencillo pero impresionante. No se trataria de la típica maqueta ferroviaria a base de edificios comprados y que puedes ver repetidos en cientos de maquetas. Sería algo original y trataría de reproducir un recorrido ferroviario con un alto nivel de realismo. Nada mejor que el Viaducto de Martín Gil para ello y en la página de estos amigos, encontramos unos planos detallados del Viaducto acompañados de un montón de fotografías excelentes que sirven para ver los detalles.
Estructura de la fase uno del Viaducto.
 El proceso de construcción de la maqueta es el mismo que el utilizado para los buques. Sobre esos planos originales se realiza un plano en Autocad ya con las medidas de la maqueta a escala. En este caso la escala es 1/87. Sobre ese plano se realizan los despieces adecuando los módulos a un tamaño adecuado que permita su manejo y transporte hasta el emplazamiento final. A continuación se imprimen los patrones y en la sala de Gálibos del Museo se procede dibujar las piezas sobre el material. El proceso de corte puede hacerse con láser o a mano. En este caso se ha hecho a mano por motivos de acabado.
         En total, el peso de Viaducto a escala será de ciento ochenta kilogramos y la estructura podrá aguantar cuatro veces su peso. Esto parece un poco exagerado pero hay que tener en cuenta que en un momento determinado puede haber tres trenes cruzando la estructura con un total de ciento ochenta vagones y doce locomotoras. El peso de todo este material puede rondar los ciento veinte kilos y a eso se suman las tensiones producidas por la marcha de los trenes. De modo que la resistencia prevista no es nada descabellada.
Proceso de acabado de la estructura básica del Viaducto.
 El decorado de esta fase de la maqueta ferroviaria donde se encuentra el viaducto, tendrá unas dimensiones de once metros de longitud por unos siete de fondo. El tablero del Viaducto estará a 1.20 m. de la plataforma del Museo y cruzará un lago artificial de más de 20m2. al fondo del cual se ubicará la Presa de Vajont. Sobre la construcción de esta presa a escala hablaremos en sucesivas entradas.
       En unos días ya tendremos nuevas fotografías de la construcción del Viaducto y del inicio de las obras de la base del mismo.
Dibujo en Autocad con el aspecto general de la fase tres de la maqueta Ferroviaria. En primer plano el Viaducto de Martín Gil y tras él la Presa de Vajont.
Un saludo a todos.

Jose Luis Blanco García. Director. Museo Grand Central. 49780 Pobladura del Valle.(Zamora)

16 mar. 2015

Antonio Llamas Fernández. Premio 2015 al mamarracho del año.



Antonio Llamas Fernández. Premio 2015 del Museo Grand Central al mamarracho del año.

Hola a todos.

   Con un año de retraso debido a asuntos familiares, hemos procedido a otorgar los premios del año del Museo Grand Central. Tenemos el premio al visitante más comprometido – cosa que es realmente difícil de decidir – y más cosas de contenido diverso con las que agasajamos a diario al público pues bien lo merece.
   También otorgamos el premio al mamarracho del año. Este año no ha sido difícil pues Antonio nos lo ha puesto muy sencillo. El premio consiste en un chupete, un sombrero de papel y una turuta. Si el premiado viene al Museo a recogerlo en persona se va a llevar además un recuerdo de la casa que le va a dejar secuelas para el resto de su vida. No va a venir pues su especialidad es insultar desde una distancia prudencial. Esa distancia para Antonio es de 800 kilómetros lo cual dice mucho en su favor pero, no ha sido la persona que nos ha insultado desde más lejos. Este sujeto es cortito y su valentía es manifiestamente mejorable pero siempre hay quien le gana. Este insecto basuriento, que se pone a sacar bíceps cuando no tiene ni media bofetada, se dedica a andar corrigiendo la forma de hablar de los demás y a increpar al público pues debe pensar que su camisita barata y cutre del Club de Golf  le da autoridad para ello. Hacemos extensivo el premio a los administradores y a algunos integrantes del Grupo de Facebook "No eres de Benavente si..."  lugar donde se vertieron los comentarios. Entre estos "Algunos" la más divertida fue una "Señora" que nos escribió un correo que luego comentaremos
      Les presentamos, Damas y Caballeros al ganador de este año. El Benaventano –  residente en Benidorm, D. Antonio Llamas Fernández. Aquí está con su camisita y su canesú. La foto va acompañada de los comentarios que hizo este adobe con cara de gilipollas en el grupo de Facebook “No eres de Benavente si” en referencia al Museo. Juzguen ustedes los comentarios y la ortografía pero no sean duros y sobre todo, no le llamen por teléfono.....no lo hagan que se asusta y se indigna......sobre todo si sueltas la imaginación con su "señora"....vamos a ello...
        

“beo que tienes un complejo industrial museistico sin duda pagado con el narcotrafico que interesante que bives de la veneficencia seguro Que en el alluntamiento de venavente estan llorando to el dia poque tu puta mierda de Museo se ha instalado en esa puta mierda de pueblo llamado Povladura del Valle que te conformes con lebantar el pib de povladura que tusolobas dejuergas y borracheras. Es una pena que no te allan dado la nave de la estación para que pudieras votar los varquitos en el canal de don felipe. no seras tu familia de esa puta y de ese tonto sunormal que hizo un sumarino en el esla que en el ayuntamiento de Benavente están yorando poque tu puta mierda de museo no se a puesto ai i habla bien pepelui no te enfades pepelui que diriges un museo pepelui a versi pagas la seguridas social y la luz y a ver si me presentas documentos del museo que todo es falso porque pepelui no llenas la mitad de españa con carteles de tu puta mierda de museo pepelui que llo pepelui esque me e encontrado con lo que hace este director quelloose quecondinero se ba akualkiersitio y llo mne he sentido insultao cuando me eencontrao esto pepelui y por mi parte pepelui esta acavado pepelui que yo llevo fuera de venavente treinta años pepelui ituno pepelui y se lo que es la vida pepelui y tu no pepelui a ber si aprendes pepelui.”
       


       Antes de proceder a contestar a esta garrapata infecta, vamos a hacer unas consideraciones. Este sujeto, tiene 64 tacos y a esa edad, el único patrimonio que tiene es la bayeta y el mister proper que usa para limpiar los retretes en su trabajo. El amigo Antonio ha vivido los sesenta, los setenta, los ochenta y los noventa. Ha vivido durante una época en la cual el que no haya ganado dinero y no se haya perfilado la vida solo puede ser un perfecto y completo gilipollas. Eso sí, salvo que se haya tenido mala suerte o una desgracia pero ese no es el caso de este sujeto.

   Por supuesto, vive de alquiler. El amigo Antonio no ha sido capaz en 64 años de comprarse una casa. No posee ni una caseta como la que usa el perro del Museo. Toda una hazaña pues.

   El motivo de que este avestruz haga este tipo de comentarios no es un desacuerdo de opinión. El motivo es la impotencia y el asco que siente cuando ve que algunos hacemos algo que él no ha logrado en toda su vida. Eso, es vivir de lo que nos gusta. Ni más ni menos.

   Por eso, este hombre se recrea proyectando en nosotros y en otros todas sus desgracias. Las redes sociales le permiten darse unas ínfulas que provocan risa una vez se conoce la verdad. Eso se llama inmadurez. ¿Por qué este sujeto utiliza para comentar e insultar un perfil de Facebook totalmente cerrado?. Primero porque además de inmaduro es un cobarde y segundo – esto es lo más importante – porque él no tiene nada que ofrecer en perfil alguno. Yo tengo mis maquetas, otros tienen sus viajes, sus coches, sus colecciones, fotos antiguas, etc...El, no puede aportar nada de eso. Solo puede aportar su inmadurez y su envidia.

     Una vez visto el “comentario” de este analfabeto medio retrasado y hechas las consideraciones, vamos a proceder a contestarle. Vamos a proceder a ello pues en esta casa estamos hasta los cojones de aguantar a imbéciles de esta guisa. Menos aún cuando se dedican a hacerlo en las redes sociales a modo de diversión. Se trata de una clase de gentuza poco original, que se limita a decir lo mismo una y otra vez. Eso ya resulta cansino en extremo y hay que recordar que la Empresa no tiene que quedar bien con semejante basura humana.
             Lo primero que hay que decir con respecto a lo escrito por este cochino piojoso, es que hemos estado a punto de tener que llamar al servicio criptográfico del Ejército para descifrar el texto. Llamar analfabeto a este percebe es quedarse corto y eso puedo asegurarlo. Tras la llamada telefónica que tuvimos el placer de hacerle y durante la cual quedó en evidencia que la locuacidad de esta sabandija asquerosa en las redes sociales se queda a cero cuando lo tienes en directo,  nos escribió un correo y en fin...Cuando alguien no sabe lo que es un sujeto y un predicado, no sabe lo que es un acento, ni una coma y tiene además una empanada mental del tamaño de un piano, resulta difícil entenderlo. Tambien hacemos un aviso a ciertos benaventanos para que no se dejen impresionar por este papanatas de mierda pues tras su imágen de interesante pijo, exiliado en Benidorm, solo se esconde un cobarde, un ignorante, un muerto de hambre, un acomplejado y un perfecto y completo gilipollas.
   Para empezar, Antonio, o Toño o "Gilitoño" o como tu santa  madre - que el Señor tenga en la gloria - haya querido llamarte el día que tuvo la mala idea de parirte, si crees que somos unos narcotraficantes lo tienes sencillo. Vas al Juzgado y nos denuncias. De todos modos, Antonio,  yo no andaría insultando a un “narcotraficante”. A lo mejor se enfada, coge a alguno de tus hermanos o a alguno de tus hijos – a ti no, por supuesto – y les regala una tetraplejia para el resto de su vida. También te puede quemar la casa, el coche, trincarse a tu mujer media docena de veces mientras se come la ensaladilla rusa de la nevera o empolvar a tus nietos con harina colombiana. Esto último ya ocurre a la puerta del colegio sin necesidad de tus insultos. Es como la gravedad....Todo lo que sube tiene que bajar..... Solo hay que leer los periódicos. ¿Te gusta el cuadro? Yo me parto de risa solo con imaginarlo. ¿Qué harías tú si alguien se ventila a tu mujer delante de ti, Antonio? Ya te lo digo yo. Nada. Cualquier persona decente se defendería. Tú te esconderías debajo de la mesa e incluso le invitarías a una cerveza al sujeto....Si voy con unos colegas a tu casa y nos montamos una feria con tu señora.....Zaca,zaca trás!!!.....Joder, "gilitoño"...seguro que hasta le gusta y nos llama otra vez....Tú, de expectador en el palco, guapo....y seguro que nos pagas la entrada.........Como te conozco lo sé.
   Tampoco andaría insultando a un sujeto que pesa cuarenta kilos más que tú y que puede romperte catorce huesos de la primera ostia. No es que pueda hacerlo por una cuestión de tamaño o fuerza. Es que sé como hacerlo. En fin...."Gilitoño"
   Es curioso pero a continuación de acusarnos de narcotráfico nos llamas indigentes diciendo que vivimos de la beneficencia. A ver, “gilitoño”...¿En qué quedamos? ¿Te aclaras?...No es de recibo que seamos unos peligrosos narcos y no tengamos dinero....a lo mejor el problema está en tu cerebro de analfabeto y de anormal, hijo....Beneficencia es con B, “Gilitoño”, con B de burro, de basto, de batracio y de berza. Esto último es lo que tienes por cerebro sin duda alguna. No solo son las faltas de ortografía. Es la incoherencia a la hora de pensar y de escribir. Deberías plantearte seriamente en ingresar en un hospital psiquiátrico para que te analicen la cabeza y la botella. Por supuesto, ahora que hemos pasado de ser unos peligrosos narcotraficantes a ser unos indigentes, el “Gilitoño” dice que no pagamos la Seguridad Social y el recibo eléctrico. Te digo lo mismo que en el caso anterior, colega. Si aquí no pagamos el recibo eléctrico y  "usted" tiene pruebas de ello no tiene más que poner la pertinente denuncia. Seguro que he amenazado personalmente a Fenosa con volar sus instalaciones si me cortan la luz....¿Seguro, Gilitoño?....Es normal!!.....Somos unos despiadados narcos capaces de coger a uno de tus nietos, trocearlo y repartir sus despojos por los contenedores de basura locales...A lo mejor, en el momento de abrir el contenedor de basura te encontramos a tí dentro..."Gilitoño".   Claro que para denunciarnos lo primero que tienes que hacer es aprender a leer y escribir, lo segundo es tener lo que hay que tener y eso a tu edad y con tu capacidad mental, similar a la de una oca, “Gilitoño”, va a resultar difícil.
  Resulta curioso que no paguemos el recibo eléctrico y encendamos la luz. Para ahorrar texto y como vale más una imagen que mil palabras, os dejamos unas fotos de la Sala. Las imágenes bastan para dejarte ante todo el personal como un verdadero gilipollas, un bocazas y un fantasmón panfletero de mierda. Menos mal que no pagamos la luz, "Gilitoño"....si la llegamos a pagar nos tienen que operar de la vista. A tí, tienen que operarte del cerebro - Sin duda - e implantarte dos cojones, que falta te hacen,  pero, te recordamos que los males en los aposentos de la sesera son cosa delicada..."Gilitoño"...Son otra cosa.
 
Menos mal que no pagamos la luz, "Gilitoño". Tú, si no eres más idiota, es porque tu santa madre no te parió en días  azules.  Anormal. A ver si cuando hablas, lo haces con conocimiento de causa. So imbécil.
    
Los nuevos altavoces para uso personal en fase de construcción. 180Kg de peso por unidad y 3000 watios de potencia. Ya nos explicarás, Gilitoño, como se usan estas cosas sin pagar la luz. Seguro que funcionan con el arco eléctrico de tus cuernos...¿Puedes pagarte esto, majete? Pero, si no te has podido ni comprar una casa...Como coño te vas a pagar esto.... Me da a mí que vas a tener que estar limpiando mierda siete años para hacerlo.

El Museo es una empresa privada. No se ha financiado ni se financia con subvenciones de la Junta ni del Ayuntamiento, ni de nadie. El Edificio del Museo es de nuestra propiedad y lo hemos pagado con nuestro dinero. Tenemos todas las facturas de la obra e incluso había una pequeña hipoteca que se acabó de pagar hace dos años....¿Te queda claro...Gilitoño?....Por eso, no necesitamos que el Ayuntamiento de Benavente ni ningún otro ni que ninguna maricona como tú nos de edificio alguno. Si en el Ayuntamiento de Benavente están llorando - según tú -  pues no se ha puesto allí el Museo, a mí me da igual. No tienen por qué hacerlo y de hecho no lo hacen. Tienen más dignidad que un bocazas de mierda como tú como de aquí a Siberia. Benavente siempre tendrá la oportunidad de levantar cabeza al margen de mi Museo o al margen de gilipollas muertos de hambre como tú.  Yo no les debo nada y ellos a mí tampoco, "Gilitoño"...Lo que me han encargado en el Ayuntamiento me lo han pagado religiosamente y por ello estamos agradecidos.  Es la oferta y la demanda. No les ha interesado el Museo al igual que no les ha interesado - en su día -  la Fasa, la alcoholera, la planta de ensamblaje de BMW, Leciñena y podemos seguir y seguir hasta llenar cincuenta páginas. No vamos a comparar mi humilde y artesanal Museo con semejantes empresas pero al fin y al cabo estamos hablando de lo mismo.....No te confundas con nosotros, "Gilitoño"...nosotros, somos más benefactores que Jesucristo....A ver si te queda claro.
       
La maqueta de Benavente en fase de construcción. Mira Gilitoño, yo jamás he culpado al Ayuntamiento de Benavente del hecho de tener que montar el Museo en Pobladura. La culpa la tienes tú y la panda de terroristas anormales que al igual que tú, quieren ver Benavente hundido en la mierda. El Ayuntamiento de Benavente nos ha encargado trabajos durante treinta años. Nos han pagado religiosamente y por ello estamos agradecidos. Además, habría que premiarles por aguantarme. Eso, no es cosa de poco Gilitoño.

          Sin embargo, según el “Gilitoño” Benavente es una población a la que le sobra todo...Bien. A Benavente lo que le sobran son parados, locales vacíos, establecimientos cerrados, empresas deslocalizadas, delincuentes, narcotráfico – del de verdad -, indigentes, putas baratas y aficionadas - además de amas de casa - en plan cutre que te la chupan por diez pavos, borrachos y gentuza basurienta como tú, “Gilitoño”. De modo que chulerías las justas pues el cuadro que tú puedes presentar de tu lamentable pueblo, es una mezcla entre la Cañada Real en Madrid y la Cuba de Castro. A ver si nos enteramos de una pajolera vez. ¿No te gusta como hablo? Pues vienes aquí y me corriges claro que, para eso tienes que acercarte y eso ya es mucho pedile a un cobarde asqueroso como tú. Es demasiado pedirle pues de la primera ostia que te doy no te dejo un diente en la boca......¿Quién es responsable de que "tu" pueblo haya llegado a donde ha llegado?¿El Ayuntamiento?...a lo mejor un poco pero la respuesta es sencilla. Tú y los caciquillos de mierda como tú. Os falta tiempo a tí y a tus lameculos, "gilitoño", para montar la feria padre cada vez que una empresa quiere instalarse en Benavente. A lo que te dedicas tú y todos los imbéciles y anormales como tú es a poner a la población en contra de cualquier inversión externa. ¿Tú crees "Gilitoño", que a mí me divierte decir que Benavente se ha convertido en una puta mierda? ¿Te lo crees de verdad?....En ese caso no es que  seas gilipollas...No hay adjetivos para definir la clase de mierda que eres tú.  ¿Te gusta Benavente?....Para qué, si puede saberse...Para hundirlo en la mierda?...Por qué, por variar, no montas tú o alguno de tus amigos retrasados de tu generación una empresa y ofreces treinta o cuarenta puestos de trabajo en la comarca?...perdón, no pueden hacerlo. La mayor parte de ellos están en el cementerio por sobredosis de "Harina" y los que quedáis, a excepción de media docena sois lo más rastrero, cabrón y asqueroso que ha concebido la raza humana. Dices que llevas treinta años fuera de Benavente...bien. Ese es el tiempo que yo he vivido allí de modo que si alguien no tiene ni puta idea de lo que es Benavente eres tú, majete. 
     
A ver, "Gilitoño", no te metas con gente más grande que tú y menos aún cuando este sujeto es trescientas veces más inteligente y, por supuesto, más capaz que tú y que toda tu puta Familia junta. En fila india y marcando el paso. Cuando quieras recriminar mi forma de hablar, te acercas y lo haces. De la primera ostia que te doy dás más vueltas que el tiovivo de las Fiestas de Foz. Ese es el problema. A tí no te han dado una ostia en tu puta vida y claro...ahora con 63 o 64 tacos encima estás más chulo que una mierda en un solar. Me cago en tí, en la puta de tu mujer, en tus hijos, en tus nietos y en toda tu puta, asquerosa y cochina  Familia. Aquí, dejo aparte a tus padres y a algún primo tuyo. No sé en que cojones estaban pensando cuando te engendraron. Seguro que fué un polvo anormal, una salida de tono, un desliz de dos buenas personas.......Una teoría adecuada y plausible es que te adoptaron. Luego ahondaremos en ello.
      


     Por cierto, es complicado botar un buque de los nuestros en el canal de Don Felipe, Gilitoño. Entre otras cosas porque está lleno de mierda, de espadañas, de basura, de jeringuillas de condones usados y de otras cosas - producto de las actividades de tu pueblo - que harían inviable la puesta a flote. Lo entiendes..."gilicoño"....perdón!!! ...."gilitoño"....Actividades que tú, entre otros, habéis fomentado con vuestra cochina aptitud.
   Nos pides en público la documentación del Museo, cifras de entradas, etc...Pero tú, “Gilitoño”¿Eres inspector de Hacienda? ¿Trabajas en la Seguridad Social o en la Policía? ¿Quién cojones es un mierda como tú, un asqueroso tarado, una cobarde y cochina sabandija que no tiene ni media ostia, para andar pidiéndome documentos del Museo?...¿De qué coño nos conoces tú para andarnos pidiendo documentación de algo?¿Nos hemos ventilado a tu mujer?...¿Te debemos algo?...Pídele a tu santa madre tu partida de nacimiento pues de seguro a ti te ha cagado una cabra o  la hiena del Zoológico. Después de haber conocido en persona a tus padres, no cabe duda de que eres adoptado....O a lo mejor, fue el camión de la basura. El camión - como no puede ser de otro modo -  llegó a Benavente y allí te tiraron en medio de la calle. Luego, esas buenas personas te dieron de comer, de vestir y de beber. ¿Fue así Gilitoño?...Seguro que el pobre Señor Ibáñez hasta intentó darte una educación. Vista tu caligrafía y tu inmadurez se ve que el hombre fracasó. Que decepción. Claro, él te quería y eso le impidió ver lo que para los demás es obvio. Lo obvio es que con siete años, había que haberte pegado un tiro en la nuca. Tenemos una foto tuya de pequeño. Vaya cara de gilipollas, de chulo de putas, de inútil y de anormal que tenías ya entonces, guapetón. Vaya cuadro el aguantar a un imbécil afeminado como tú todo el santo día en casa.... Un inútil como tú, que es incapaz de conseguir comida por sí mismo no tiene otra salida que la indigencia. La indigencia y luego, escupir en el plato que le da de comer. No podemos esperar nada mejor de tí, Gilitoño.
      
. ¿Tú qué has hecho en tu vida, Gilitoño? ¿insultar por Facebook en tus ratos libres? ¿Esconderte debajo de la mesa si te llaman por teléfono? ¿Decir que te han suplantado la cuenta de Facebook cuando te han pillado los dedos?...A ver, majo ¿Cuál es la siguiente valentía con la que nos vas a sorprender tú? ¿insultar a una señora de setenta años desde 800 kilómetros lo consideras una valentía?...¿Qué has creado tú en tu puta vida...Gilicoño...Perdón....Gilitoño? No hay adjetivos y calificativos para definirte y para describir la clase de deshecho de persona que eres. ¿Calificar de subnormal a otro señor de 72 años te parece correcto? Claro que, este señor de 72 años en cuanto te ponga la mano encima – y eso va a ocurrir pues así me lo ha comunicado en varias ocasiones – te va a dar una somanta de ostias que vas a acabar jugando al golf con muletas y con dentadura postiza. No te fíes de la edad de las personas y en tu caso, no va a ser ninguna hazaña. No necesita mucho para sacarte una docena de dientes de la boca.  Lo mismo te digo de algunas personas del pueblo a las que no les ha gustado mucho tu comentario. En ese aspecto lo tienes fácil. Te metes en el bar del Pueblo y repites lo que escribiste acerca de ellos. Así vas a aprender a hablar y a comportarte como una persona y no como una puta mierda . Yo respondo de mis actos y creo que a un  asqueroso cobarde y chocho como tú no merece la pena ni escupirle en la cara pero, no soy nadie para decir a mis familiares, a mi padre o a mis amigos lo que tienen que hacer cuando un batracio y un zoquete como tú les insulta. Tú sabrás en los líos que te metes y con quien te metes, majo. Ya eres mayorcito.
      Por supuesto, hubo algún integrante del grupo de Facebook "No eres de Benavente si" al que le hicieron gracia los comentarios de este deshecho humano. La más graciosa fue una "Señora" que nos escribió un correo que pasamos a reproducir:  "quel toñosavemuchoy tu noquetuers unhigoputa yque sepasque boya escrivir ala guntade kastiya ileonpa ke tekitenel museo jilipoyas".....bien...Vamos a omitir el nombre de la buena señora pues no es conveniente decirlo. Vamos a respetar su "intimidad"....De tanto usar la boca para actividades "extra" de seguro se le ha congestionado...Bien. Vamos a ver, guapa. Lo primero - y esto es extensivo a tu amigo el "Gilitoño" vete a una escuela a que te enseñen a escribir. Mientras tanto te informo. El Museo es una empresa privada y aquí, la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento del Pueblo, el "Gilitoño" y una analfabeta degenerada y  limpiachorras habitual como tú pintáis menos que la mona chita. Si quieres que yo deje de ser Director del Museo, so imbécil, te doy un número de cuenta, ingresas una cifra de seis ceros que estaré encantado de decirte en privado y en ese momento yo, ya no soy el Director. Dime, guapa, de dónde vas a sacar el dinero?....de lo que sacas trabajando no pues tú, no trabajas. Vives de otra cosa...como decía mi abuela..."de usar la bacalaera y el chupa chus"...y viendo tu físico, tu boca y tu higiene, seguro que tienes tú que pagar para que alguien te meta mano debajo de las bragas. A saber que encontramos ahí además de una enfermedad venérea y una plaga de piojos.....Es así, hija mía, es así. Una analfabeta agilipollada, prostituída a bajo precio por derecho y rebajada a la indigencia no debe meterse en asuntos que  no le conciernen. No vamos a hablar de tu capacidad intelectual, mi niña....Si le hacemos al perro un test de inteligencia saca más que tú y que la puta de tu madre juntas. Claro que si tienes al "Gilitoño" de modelo a seguir vas arreglada, hija, vas arreglada. En fin. Por cierto, si te das por aludida, te vas a la mierda, guapa. Te diríamos que te folle un pez pero, visto lo visto....va a ser que no. Los peces son muy limpios y  tienen mejores cosas que hacer que andar con una asquerosa guarra de mejorable higiene. Además....tú...¿A quién vas a llamar, guapetona?....a quién....¿A tu ginecólogo?....Tú llámame a mí que yo te consigo un curro. Hay gente con unos gustos y unas apetencias sexuales que te cagas, guapina......Mira, te juntas con el Gilitoño y verás que bien te va. Claro que lo que salga de esa "unión íntima" será una mezcla entre el Gilicoño, el monstruo de frankenstein, la puta de Babilonia y el loco carioco juntos.....
       


Ayyyyy.......Pobre Gilitoño!!!. Hemos puesto una foto de un buque y el pobre retrasado se enfada.....Pues si te enfadas, te jodes. Vamos a estar poniendo fotos de las maquetas hasta que dejes de ser gilipollas. La cosa va para largo, Gilitoño y con la edad que tienes...lo llevas jodido.


¿Te molesta,"Gilitoño", que publicitemos el Museo en las redes sociales o en Internet? ¿No me digas? El asunto es sencillo. Si no te gusta que te den por el culo a ti y a toda tu Familia en fila india ...El Museo se publicita donde a mí me sale de los cojones y donde yo creo conveniente hacerlo. El motivo es que yo, como Director, soy el que ha de tomar las decisiones con respecto a la Empresa. Entre otras cosas porque he sido yo  y no tú, "Gilicoño", el que ha financiado esto. No sé si te deberemos algo...Si es así, te vuelvo a repetir que vengas por aquí. Cobrar, vas a cobrar seguro.....
        Resulta curioso escuchar una frase cada vez que alguien viene al Museo y habla de tí...."Es que a este siempre le ha faltado un hervor"....También han dicho de tí:" Este ya era un retrasado antes de parirlo"....Joder, "Gilitoño". Por supuesto, a todos los que vienen de Benavente les comentamos lo del premio y desde luego las carcajadas son de espanto....En fin. Faltaría más, zoquete, que aquí tengamos que estar pendientes de los desvaríos de un adoquín atolondrado y  medio analfabeto a la hora de dirigir el negocio. ¿Hacemos carteles con tu cara de idiota y con tu premio?... Mamarracho. No me tientes, Gilitoño. Voy a la imprenta, hago cinco mil y los repartimos por toda la Provincia...¿Qué derecho tengo yo a llamar puta a tu madre, majete?...El mismo que tú ni más ni menos solo, que a mí ni se me ocurre.... No se me ocurre pues la conocí y al igual que a tu padre jamás se me ocurriría faltar al respeto a semejantes personas. Ellos sí han trabajado para que Benavente sea algo honorable y decente. Quizá no han tenido el éxito deseado pero lo han intentado y eso es lo que vale. Tu no. Tu eres un deshecho, una mediocridad, una puta basura y un rastrero asqueroso que solo sabe joder lo que tus padres y otros muchos han intentado hacer. Es lamentable y penoso. No voy a negar que mi forma de hablar es manifiestamente mejorable pero me gusta hablar así, me han obligado a hablar así y en mi casa cuenta lo que me guste a mí. Además, a este tipo de percebes hay que hablarles en su idioma. Es lo único que entienden.
      Ahora, vamos a ver algunas cosas que demuestran que en el Museo vivimos de la "veneficencia"...
     
Merluza y Palacio de Bornos.

Pote galego

Pollo de corral

Bacalao

Congrio con patatas

Buey de mar.

Mollejas

Alubias

Mi cena de Navidad.

Langostinos al ajillo.

Pimientos de padrón de la finca.

Marmitako.
 
Y...a continuación, el comedor del Gilitoño.....Mierda de primera calidad para un cerdo de dos patas.


     Bien, guapetón. Vale más una imagen que mil palabras. Sin comentarios. De todos modos, "Gilitoño" el movimiento se demuestra andando y tú, aparte de ser imbécil, no has demostrado nada. Nada aparte de ser un sucio maleducado deshauciado, para ser más exactos. ¿No comprendes, Gilitoño?Mientras nos insultes a nosotros, a Novoa y a toda una interminable lista de personas que no somos de tu agrado o a las que nos tienes asco por el simple hecho de vivir de lo que nos gusta, tendrás trabajo. Y a tener trabajo me refiero a que toda esa patulea de mamarrachos y terroristas amigos tuyos te la seguirán chupando. Eso es lo que te pone. Como no tienes cojones ni inteligencia para hacer algo a derechas en tu vida,te entretienes en hacer en las redes sociales lo que en la vida real ni se te pasaría por la cabeza. Esto es descargar tu frustración y disimular lo fracasado y lo idiota que eres.
     Nos comentan por aquí que eres muy de derechas. Tú no eres de derechas. Eres una puta basura.
     Antes de llamarte por teléfono, majete, te escribimos media docena de correos para que nos contaras a cuento de qué venía esa exhibición de barbarismo pero tu, no contestas a nadie pues eres un afeminado como tu hermano. Es de muy mala educación no responder, "Gilitoño".
   ¿Te sientes insultado por lo que yo hago y digo?...pues te jodes y punto. ¿Tenemos que pedirte permiso a ti o al algún gilibenaventano hijo de puta, pervertido, empolvado y  muerto de hambre amigo tuyo para hacer lo que nos gusta?...Faltaría más, hombre, faltaría más. Puedes irte a la mierda tú, tus colegas y tus pamplinas en ese orden. Por supuesto, no todos los benaventanos son así. Ha habido y hay benaventanos fuera de serie y que han creado escuela en su campo. Lo que ocurre es que los que son unos batracios y unos percebes como tú hacen más ruido. Eso es todo.
       Es curioso como piensan algunos en este País. Cuando se avisa a un periodista de la prensa local y - durante una de sus habituales borracheras -  nos manda a la mierda, la culpa es nuestra...Cuando se ponía una foto en en una red social y había que acabar eliminando la foto pues daba asco ver los comentarios de algunos mamarrachos, la culpa era nuestra....Cuando llega un deficiente mental como éste y comienza a difamarnos a modo de diversión, la culpa, por supuesto es nuestra y el ofendido él. Bien. A nosotros,estas líneas de comportamiento tan políticamente correctas nos la traen floja. Parece ser que tenemos que estar pidiendo disculpas por hacer lo que nos gusta....¿Seguro?....!Vaya, vaya, con el Gilitoño¡ Por cierto, vemos que ahora te dedicas a "aconsejar" a los profesionales de la hostelería en Benidorm con tus sabios comentarios......esto....en fin, no tiene nombre. Seguro que todos los hoteles y restaurantes de la ciudad van a tener que cerrar si tú no les dices lo que tienen que hacer. Lo tuyo, Gilitoño, roza lo esperpéntico. Resulta complicado enfadarse contigo, hijo, pues de lo tonto que eres das risa.. Tú mismo. Podrías - es una idea - poner una casa de putas en Benidorm. Al ser de Benavente, tendrás una amplia experiencia en el tema y tu mujer, podría hacer las veces de ama de llaves. Se pone unas mallas de lentejuelas, unas botas chulas, unos aros en los pezones y seguro que a algún salido  le gusta. Ella al menos disfrutaría lo que debe y tú cobrarías un cincuenta por ciento por el servicio, majo. Ya de llevar los cuernos, "Gilitoño", al menos ganar algo por ello.....¿A que es buen negocio?..."Gilitoño".  ¿Ves? Tú ladrando contra nosotros y nosotros......nosotros siempre pensando en tu bienestar económico y emocional. Somos como una madre...."Gilitoño"

   
El Cañón alemán "Dora".  Esta maqueta, Gilitoño, cuesta lo que ganas tú en catorce meses limpiando retretes. A ver si tenemos un poco de respeto por las cosas.
 

   Cierto es que tú - como buen cobarde- comentaste lo que comentaste una vez que habíamos abandonado el grupo. No importa. Ya te contestamos aquí y de un modo más amplio y dedicado.
    En el momento en que leímos tu comentario..."Gilitoño", nos preocupamos muchísimo y comprendimos que no podíamos debatir con una persona tan inteligente y sabia como tú. Tú, "Gilitoño" que eres el rey de la ignorancia, el Capitán General de los cerdos, el Gobernador de los anormales y de los gilipollas, el mentor de los mediocres y de los lameculos... Tú, que eres el ejemplo vivo de un ser inferior y que te eriges como Chamán de la basura humana que ha convertido Benavente en una fabela tercermundista, sigue tu camino, colega. Nadie va a cuestionar dos cosas...que tú y los cabrones como tú habéis hecho vuestra labor y que esa labor es asquerosa y basurienta.
     ¿No te gustó la llamada telefónica?...Hijo, qué poco sentido del humor tienes.....Te molesta que hayamos mentado a tu Señora?......Ñam!!!.....Pobre mujer....Lo que se ha perdido. Mucho me temo que como sigas así, un día en lugar de hacerte una llamada, alguien va a ir a verte después de que le hayas insultado, te va a meter  una Glock en la boca y tracatrá, tracatrá, porrompompom.........eh, guapetón!....A lo mejor eso te gusta más. Luego a un vertedero contigo. Lo bueno es que ahí vas a pasar desapercibido entre tanta mierda. Además, si un deshecho como tú desaparece nadie le va a echar en falta y seguro, que alguien lo agradece.

   

       Bien, ya nos hemos divertido contigo un poco..."Gilitoño". Ahora, tú, los administradores del Grupo de Facebook “No eres de Benavente si" junto a los integrantes de ese grupo que aplaudieron tus comentarios, os vais a un contenedor de basura a buscar algo para cenar, a la Beneficencia - con B - , a chuparla por diez pavos a un viejo, a suicidaros, a meteros una raya - sin pagar, claro está -  o a realizar cualquiera de las actividades locales tan variadas y edificantes por las que - por desgracia -  tu pueblo se ha hecho famoso en toda España en los ultimos años.
     ¿Nos molesta la frase?....Vaya, lo siento. Cuando en un Grupo de Facebook una sabandija como esta suelta algo semejante y los administradores lo consienten, estos son tan responsables del hecho como el autor y más aún cuando los comentarios se vertieron una vez que yo no podía responder por haber abandonado el grupo.
  
El Edificio del Museo. Totalmente legal, pagado, inspeccionado y aprobado. ¿Puedes decir lo mismo de tu casa, Gilitoño? Ahhh......que tú con 64 tacos no tienes casa....menuda hazaña la tuya. Yo, con 35 años ya trabajaba al máximo en lo que me gustaba y vivía de ello. Eso es lo que en el fondo nos jode.....¿Verdad, Gilitoño?
Parece que aquí, cuando alguien nos insulta nos tiene que hacer gracia y tenemos que tomarlo como un acto de libertad de expresión. Cuando a este cobarde rastrero apodado "gilitoño" se le llama y se le pone un correctivo, se indigna...Esto de la libertad de expresión en un solo sentido es algo interesante. Bien. Esto, es otro acto de libertad de expresión, humor negro o como os salga de los cojones llamarlo.¿Está claro?
   La política de la Familia con respecto a seres inferiores como el tal Antonio, ha sido siempre la del respeto, la educación y la de callarse. "No merece la pena contestarles", "tú a lo tuyo", "es igual lo que diga"....El resultado de la política de callarse con esta gentuza ha sido desastroso durante treinta años. Aquí, desde hace quince años se ha terminado el comportamiento tipo Chamberlain y de no haberlo hecho así, el Museo no se habría llegado a abrir.
   Eso sí, “gilitoño”...no presumas de haber viajado y de hablar inglés delante de tu grupo de anormales, so imbécil. Tú qué coño vas a hablar inglés....guapetón. ¿Nos vas a contar, después de tu exhibición gráfica de analfabetismo, que eres un erudito?.....En fin.....Deja de tomar cosas raras, majo. Como somos unos narcos sabemos distinguir a un puto yonqui como de aquí a Kansas y tú, viendo tus fotos, vas de farlopa, de marihuana y de pastillas hasta las orejas.....Eso, al margen de la cara de idiota alucinado que no te la quitan ni con cirugia estética....Mucho vicio tienes tú......En fin.... Solo hay que ver tu comentario para darse cuenta de que el premio, lo tienes merecido.
   Te agradecemos el interés,"Gilitoño", pero el Museo no te necesita para nada. Que tú, los administradores del grupo - "el colillas del fideuá" y "la chochona del tabarín" y vuestra puta Familia en ese orden disfrutéis del premio.

   Un saludo a todos y que el Señor os bendiga.

La Dirección.