21 mar. 2017

Obras en el Museo

Obras en el Museo.
   
    Pues sí. Esta vez van a durar como poco hasta Navidad. De todos modos si queréis visitarnos no hay problema. Se puede concertar una visita por teléfono o por e.mail y está hecho. 
    Estamos trabajando en la maqueta ferroviaria y eso requiere un poco de concentración. Al margen de eso estamos mejorando más los contenidos de la fase naval del Museo. Ya hay un importante número de buques expuestos pero estamos mejorandolos un poco e intentaremos añadir alguno más a la colección a lo largo del año.
    Para los que os animéis a venir, comentaros que  las obras de la Terminal Grand Central en escala 1/87 están bastante avanzadas. Es una obra complicada y  la estamos llevando a cabo con cautela pero, va avanzando a buen ritmo.
     Os dejamos unas fotos. Que las disfrutéis .

Saludos.

José Luis Blanco García. Director.
El Acorazado USS Wisconsin en escala 1/72

El Acorazado USS Wisconsin y el Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.

El Edificio Chrysler en escala 1/87 ya instalado sobre la base de la Terminal.

Construcción del Edificio Lincoln en escala 1/87.

Construcción del Edificio Lincoln en escala 1/87.

3 mar. 2017

Cuarto aniversario del Museo Grand Central.


El Edificio Chrysler instalado sobre la estructura de la Terminal y a la espera de recibir los últimos detalles.

Hola a todos.

     Como veréis, hemos tardado un poco en volver a hacer una entrada en el Blog. La construcción de la nueva maqueta ferroviaria está ocupando la mayor parte de nuestro tiempo y hay que decir también que la buena salud no nos está acompañando para nada en la empresa. Son cosas que suelen pasar pero, como tenemos una amplia experiencia a la hora de superar dificultades y enderezar entuertos la obra ha seguido adelante a pesar de todo.
     Hoy se cumplen cuatro años de la apertura del Museo Grand Central. Estos cuatro años han sido lo que yo llamo una operación militar. Una cosa son los planes que tienes y otra muy distinta lo que ocurre cuando empiezan las bofetadas.
     Después de estos cuatro años podemos decir que ni el Museo tiene la configuración que habíamos planeado en un principio, ni se está explotando como estaba previsto. Cierto es que esto ha supuesto una mejora y además ha hecho más divertida la puesta en marcha del proyecto. Sobre todo la ha hecho muy poco rutinaria.
     Desde que hemos abierto, habéis podido ver que hemos ampliado los contenidos tanto en cantidad como en calidad. Todo esto se ha hecho a la vez que se atendía al público y hay que señalar, que el tener maquetas a medio construir en el Museo ha sido una excelente idea. Desde el día de la apertura hemos construido cuarenta y ocho nuevos buques. Entre ellos un Portaaviones y dos Acorazados de la Clase Iowa en escala 1/72. También se han construido tres dioramas en escala 1/700, uno de ellos ambientado en la ciudad de Belfast, de unos dos metros cuadrados de superficie por pieza. Igualmente hemos invertido en mejoras considerables en el resto de los buques de modo que a día de hoy presentan un aspecto muy mejorado con respecto al día de la inauguración.
 
Dentro de muy poco podremos ver en el Museo una nueva maqueta del cañón "Bertha" que dejará muy pequeña a la actual.
  
Sobre la maqueta ferroviaria se han llevado a cabo los siguientes avances: Los lazos de retorno de la Terminal Grand Central están acabados estructuralmente así como toda la infraestructura de obra. El cincuenta por ciento de la estructura metálica de los dos niveles está cortada y ensamblada. El primero de los rascacielos ubicados sobre la Terminal ya está instalado a falta únicamente de instalarle una de las fachadas. El segundo Edificio está terminado y se está procediendo a su ensamblaje e instalación. El Edificio principal de la Terminal está acabado y en espera de terminar de ensamblar la estructura para instalarlo sobre la misma.
   Hay que decir que no le estamos dando a la construcción de la Terminal la publicidad que merece. Es más que suficiente la información de la misma que damos en el Blog y eso se debe a las experiencias destructivas que hemos tenido al respecto en anteriores ocasiones. Por lo general, este tipo de proyectos a gran escala se suelen tomar a sorna o a cachondeo de modo que, por ahora, con que los lectores del Blog lo veáis es más que de sobra. De todos modos, las obras han alcanzado una magnitud tal que resulta imposible ocultarlas. Los que habéis venido últimamente ya habéis visto los avances y a partir de ahora – si paramos de ir al médico de una puta vez – correremos un poco más. Si no es así...se acabará cuando se pueda y cuando nos dé la gana. Ya no tenemos ni edad ni ganas de estar haciendo maratones de trabajo, de estar quitando horas de descanso, de estar trabajando hasta las tres de la mañana y de acabar molidos. Como comprenderéis, ese ritmo no se puede ni se debe sostener.
 
El RMS Gigantic durante las obras de reacondicionamiento.
  
Todos los clientes se han ido más que satisfechos con la visita. Por supuesto, nadie es perfecto pero en ese aspecto – mal está que lo digamos nosotros – hemos hecho los deberes. La prueba es que el noventa por ciento de ellos han repetido la visita varias veces y además han venido acompañados de alguien. El vino, acompañado de unas tapas de embutido que ofrecemos a los clientes tras la visita, ha sido sin duda la mejor idea que hemos tenido. Ha servido para conocer e intimar más a fondo con la peña, para comentar la visita de un modo distendido junto al fuego y para pasar horas y horas de diversión y risas. Cuando el personal va a un Museo, no le anda dejando su número de teléfono, su dirección y su tarjeta al dueño del mismo. Nosotros tenemos ya más de tres mil tarjetas de nuestra clientela y cientos de direcciones y lugares a los que estamos invitados a ir. El trato personal ha sido muy importante y eso es algo que no vamos a cambiar en modo alguno.
     A día de hoy seguimos recibiendo consejos de lo más variopinto respecto a la explotación del Museo. Casi todos ellos van en la dirección de convertir esto en una especie de parque temático donde al personal se le trate como al ganado...Otros nos aconsejan que las visitas guiadas las haga “una tía con una minifalda”...También hay quien nos ha dicho que “el Director no puede atender al público pues tiene que estar en el despacho por motivos de imagen”...esto último es de traca. Si este Museo – que es privado – puede resistir sin subvenciones y ha podido crecer es porque el “Señor Director” atiende a la gente, hace de portero, mantiene el Edificio, hace las maquetas y tres veces por semana limpia la sala para que esté adecuada. Además claro está, hay que llevar la economía a rajatabla. Si el Director se mete en su despacho a no hacer nada, habrá que contratar un portero, un historiador, un maquetista y a alguien para limpiar. Como es normal, habrá que cobrar por la entrada seis veces más. Parafraseando a Harry el sucio, un alto precio por una caprichosa moda. Además, aquí no tenemos despachos, ni corbatas ni leches en vinagre. La clientela que tenemos no desea eso. De hecho vienen aquí porque están hartos de eso.
    Poco a poco el Museo se va conociendo. Por fin, tres años y pico después de su apertura, lo han incluido en el portal de turismo de la Junta de Castilla y León. Se agradece mucho el detalle pues la publicación del Museo en el portal ha sido realizada con mucho gusto y con unas fotografías muy escogidas y adecuadas. Hay que decir que ya ha venido gente que ha conocido el Museo a través del portal.
    Por ahora no hay mucho más que deciros. Solo daros las gracias. Si el Museo tiene cuatro años es por vosotros. Por los que habéis venido a visitarnos, por los que leéis el Blog, por los que nos escribís para animar y por los que disfrutáis con nuestro trabajo.

   Un saludo.

La dirección.

19 ene. 2017

Visita al Museo Grand Central


Entrada al Museo Grand Central de Pobladura del Valle.
Visita al Museo Grand Central.

    Muchas de las personas que vienen a visitarnos nos comentan que les resulta chocante que un Museo de estas características pueda estar en una localidad del tamaño de Pobladura del Valle. Cierto es que no es muy usual pero tampoco es algo único. A lo largo de la geografía española podemos encontrarnos con una aceptable cantidad de Museos muy interesantes en localidades relativamente pequeñas. Uno de estos ejemplos sería Guadalest que es en sí misma un Museo y que se explota como tal. En Pobladura del Valle no hemos llegado aún a hacer una adecuada explotación conjunta de los recursos turísticos del pueblo a modo de colaboración directa pero todo se andará con el tiempo.
Vistas desde el piso superior del Museo.
   El Museo está ubicado en las afueras de la localidad en un paraje llamado “Las Fontanillas”. El nombre no tiene desperdicio y es muy acertado pues aquí arriba lo que nos sobra es agua, hasta el punto de que estamos pensando en venderla embotellada...Es una broma pero podríamos hacerlo sin problema tanto por cantidad como por calidad.
   Una vez dentro de la finca hay tres Edificios. El mayor de ellos aloja las Oficinas y las salas de exposición del Museo. Otro aloja la cocina y el comedor y por último, en el más pequeño de ellos se ubican los servicios. Nos gusta la amplitud y por tanto aquí no hay cosas pequeñas ni cosas estrechas.
   Cuando uno entra en el Edificio principal lo hace por un vestíbulo de piedra y ladrillo donde se ubica la taquilla para la venta de entradas y donde ya podemos ver el primero de los grandes buques de los que disponemos. Se trata de un modelo a escala 1/48 de uno de los buques hermanos del RMS Titanic. El modelo a escala del RMS Gigantic que tenemos en el Museo y que hemos construido nosotros – al igual que el resto de las maquetas – ha sido durante veinte años el Transatlántico a escala más grande construido en España. Ahora mismo está sufriendo unas discretas modificaciones que vamos a ver aquí con el fin de mejorar su aspecto estético y de paso alargar su vida útil otros tres decenios más. Cierto que no es un buque muy conocido y no lo es pues su pérdida durante la Primera Guerra Mundial no causó más que treinta muertos y de ahí que haya pasado desapercibido para la mayor parte del público pero no así para los aficionados y expertos en el tema.
El Transatlántico RMS Gigantic en escala 1/48 en el vestíbulo del Museo Grand Central.
  
Obras de acondicionamiento del puente de mando del RMS Gigantic en escala 1/48
El modelo a escala del RMS Gigantic se concibió durante su construcción como una maqueta navegable. Si se colocara en un estanque de agua flotaría perfectamente adrizado y equilibrado. Esta característica tan peculiar de la maqueta hace que en algunos lugares su aspecto sea poco ortodoxo pero si algo tan caro como esto se mete en el agua, hay que asegurarse de que resista y para ello hay que sacrificar algunas cosas. El buque lleva una estructura metálica completa con una doble quilla y un casco de madera tratada cuyo grosor oscila entre los cuatro milímetros y un centímetro y medio. Por supuesto está equipado con diez compartimentos estancos que le dan un margen de seguridad más que aceptable y una popa reforzada con el fin de facilitar su manejo.
   Os preguntaréis el por qué de hacer un barco navegable si en el Museo no tenemos instalaciones para ponerlo a flote. Bien. Este buque se construyó cuando el Museo estaba en fase de estudio y teníamos planeada la construcción de un lago artificial con muelles y decorados. El proyecto era viable desde el punto de vista económico y también técnico pero la realidad es que aquí, una cosa así en el exterior, tendría un uso muy limitado debido a la climatología local. El mantenimiento de semejante instalación sería también costoso y complicado de modo que el Proyecto se canceló pero el RMS Gigantic se hizo. Es lo único que se llevó a cabo pues, de un proyecto que habría configurado el Museo de modo distinto al que vemos hoy.
 
El RMS Gigantic en escala 1/48 en el dique seco.
 
La maqueta está expuesta en el lateral derecho del vestíbulo y sirve para que el personal que viene y es excéptico salga de dudas. Ya he mencionado que a lo largo de la geografía española hay pequeños Museos con contenidos de lo más interesante pero también hay otros establecimientos que dejan mucho que desear y de los cuales el personal sale escaldado. El RMS Gigantic es el encargado de disipar las dudas acerca de la seriedad del Museo y la verdad es que hasta ahora lo ha hecho muy bien.
   El vestíbulo de entrada da paso a través de una puerta flanqueada por dos faroles de posición. Estos faroles de posición vinieron de la India. Concretamente de Alang y pertenecieron a un buque de más de 500.000 toneladas que se desguazó allí. Adivinen cual es...
Una vista de la maqueta experimental en escala HO.
   Al entrar en la sala de exposiciones de 50 x 17 metros podemos ver a nuestra derecha algunas cosas interesantes. Lo primero, una maqueta ferroviaria pequeña de unos dos metros cuadrados que utilizamos para probar el material que vamos a usar en la Terminal Grand Central en escala HO. Es necesario hacer estas pruebas pues así, cuando se haga la maqueta a gran escala y de la nos ocuparemos en sucesivas entradas, las sorpresas debidas al comportamiento del material serán casi inexistentes. La maqueta está muy elaborada y está construida por módulos diseñados por Autocad aquí en el Museo. Esta construcción simplificada permite construir el modelo en un solo día. La decoración del mismo lleva tres o cuatro pero de todos modos es un tiempo récord. Asimismo, el modelo se puede encargar y lo entregamos completamente terminado y funcionando pues con esa idea se hizo.
Vista general de la maqueta experimental en escala HO.
   Detrás de la maqueta ferroviaria tenemos dos piezas de artillería de gran tamaño – escala 1/22 – que despiertan ampliamente la curiosidad del público. Se trata de dos cañones alemanes de la Primera guerra Mundial. El mayor de ellos, el mal llamado “Bertha” es muy conocido en el imaginario popular pues se utilizó para bombardear París en 1918 desde una distancia de 128 kilómetros. Apenas existen modelos a escala de este cañón de 210 milímetros y mucho menos a este tamaño de modo que se ha dado el caso de personas que han venido expresamente a verlo desde bastante lejos. La otra pieza, apodada “Langer max” fue un cañón pesado de 380 milímetros que fue utilizado con frecuencia por los alemanes en el frente occidental. Podía usarse sobre varios modelos de afuste y hoy en día pueden verse en Francia varios de los emplazamientos que alojaron una de estas piezas completamente intactos.
El "Bertha" en escala 1/22.
   A pesar de dar la sensación de ser metálicos, los modelos a escala de ambos cañones están realizados en plástico ABS y madera. Ya hemos comentado al público que estamos proyectando una nueva maqueta del “Bertha” que estará lista – si tenemos salud – en 2018 con motivo del centenario de su actuación en la Primera guerra mundial. Esta maqueta tendrá un tamaño de unos siete metros y dejará muy pequeño a todo lo demás.
   Junto a los dos cañones alemanes podemos ver una pequeña maqueta de un Mig-25 Foxtrot en su base. Está realizada artesanalmente en escala 1/72 y está prevista su ampliación. Eso sí en cuanto dispongamos de algunos aviones más del viejo Iván.
Cañón alemán "Langer max" de 380 mm. en escala 1/22.
   A continuación pasaremos a ver dos creaciones alemanas se sumo interés para el público. El cañón Dora en escala 1/35 es una de las piezas más interesantes del Museo. Se trata de la mayor pieza de artillería jamás creada y sus datos son impresionantes. En breve prepararemos una entrada exclusiva con fotografías, datos e historia sobre este cañón que dejaba a la altura del betún a todo lo que se pudiera concebir en cuanto a artillería. La maqueta del Dora se realizó en cinco semanas y para poder construirla hubo que desocupar por completo los 140 metros cuadrados de la sala de galibos del Museo con el fin de extender las piezas por el suelo de modo visible y ordenado. Claro que, el resultado ha merecido la pena sin duda. También está en proyecto hacer un diorama más grande para esta pieza equipado con carros de combate, camiones, personal, etc...Se hará pero tengan calma pues el Museo no tiene subvenciones. Se financia con lo que se recauda en taquilla y desde luego bastante se estira el presupuesto y bastante se hace con lo que se saca.
"Dora" en escala 1/35.
"Dora" en escala 1/35.
   Por supuesto, todo esto que os estamos contando lo detallamos hasta el nivel que el público desee en la visita guiada. Estas son de lo más divertidas pues la curiosidad del personal al respecto de estas cosas es ilimitada. Esa es una de las cosas por las que este trabajo merece la pena.
   La maqueta que encontramos delante del Cañón Dora es una de las más viejas del Museo. Se trata del Acorazado del bolsillo Alemán “Admiral Scheer”. Un buque sin duda histórico y que protagonizó durante la Segunda Guerra Mundial algunos episodios dignos de mención. Decimos que es una de las maquetas más viejas del Museo pues tiene 21 añitos recién cumplidos. Se construyó a ratos en el negocio que teníamos en Benavente en la calle Renueva y recuerdo que Benito Iglesias – un buen amigo que ya no está con nosotros – era uno de los visitaba la obra del Acorazado tres veces por día. Los ánimos que nos daba ayudaron a acelerar la construcción del buque hasta el punto de que se terminó en catorce días. Bien. La maqueta la hemos restaurado a fondo y le hemos hecho un decorado o diorama adecuado a ella. Ahora puede verse y está realizada a escala 1/100 de modo que mide 1.86 de largo. No es una de las maquetas más grandes del Museo pero sí se sale de lo habitual en lo que se refiere al tamaño.
El Acorazado de bolsillo Alemán "Admiral Scheer" en escala 1.100.
   Si a estas alturas tenemos un poco de sed no hay problema. Os traemos un vino frío de la tierra para entonar el cuerpo y con el que podréis afrontar el resto de la visita.
   Los dioramas en escala 1/700 no son muy grandes para lo que estamos habituados aquí pero están muy elaborados y gustan en cantidad al público. Uno representa un fiordo noruego con el Acorazado Tirpitz en su interior y el otro está ambientado en la extinta Unión Soviética. Los dos dioramas tienen procesos de construcción muy diferentes. El primero de ellos se construyó en un solo día mientras que para el segundo hizo falta un mes completo hasta finalizarlo. Podemos ver el ellos los buques ambientados en su época y dentro de un decorado donde podemos establecer unos parámetros de comparación con otras cosas y objetos. Queremos decir que un buque en una vitrina es muy bonito pero en un diorama es mejor pues el personal se percata de un modo más adecuado del tamaño del buque comparándolos con los objetos que le rodean.
Una vista de los dioramas en escala 1/700 y 1/350.
   Tras abandonar la Unión Soviética en plena guerra fría nos vamos al otro bando pues lo siguiente que vamos a ver es una de las piezas más impresionantes del Museo. Se trata de un modelo del Acorazado USS Wisconsin en escala 1/72.
   Junto con el Portaaviones USS Lexington en la misma escala es sin duda el buque con el que hemos disfrutado más. El disfrute comenzó a la hora de recibir los planos del buque en Pdf. Planos que venían de Estados Unidos en pies y pulgadas pero que sirvieron a nuestro propósito de maravilla. Sobre esos planos en PDF se realizó un proyecto de despiece completo de la maqueta en escala 1/1 con Autocad. En total fueron 190 diseños por ordenador los que llevó este buque que está arrebatando el honor de ser el buque que más gusta al Portaaviones USS J.F.Kennedy en la misma escala y del que nos ocuparemos más tarde.
El Acorazado USS Wisconsin en escala 1/72.
   El modelo está ambientado en los años 80 tras su reactivación, de la que hemos hablado en una entrada anterior de un modo bastante amplio y que completaremos en breve. Se trata pues de un Acorazado de la Segunda Guerra Mundial modernizado y actualizado. La maqueta está realizada en acero, contrachapado de cuatro milímetros y madera de balsa. Es uno de los modelos de gran tamaño que tenemos en el Museo pero está muy aligerado de peso con el fin de facilitar el transporte del mismo sin problema. Vamos como veis dejándoos fotografías de todo para poder ver los resultados prácticos, cosa que es importante.
Otra vista del Acorazado USS Wisconsin en escala 1/72.
  En breve tiempo dispondremos de otro Acorazado gemelo de éste pero ambientado en los años 50, de modo que lo podremos ver equipado con los cañones Bofors de 20 y de 40 milímetros y con otras muchas cosas. Ambos Acorazados ocuparán un diorama en conjunto llamado “Panamá” en el que podremos ver los buques cruzando por las esclusas de Miraflores. Será además una maqueta bastante didáctica y muy adecuada para ver y explicar el funcionamiento del canal.
   Tras el USS Wisconsin, pasaremos a ver el Portaaviones USS Lexington, también en escala 1/72. No hay que confundir el Portaaviones USS Lexington que fue hundido por los Japoneses durante el transcurso de la batalla del Mar del coral, con este buque que fue entregado a la US Navy en 1943. Eso de repetir nombre suele ser habitual sobre todo en la US Navy de modo que no ha de extrañar.
El Portaaviones USS Lexington en escala 1/72 con un atípico e improvisado grupo de vuelo.
   A esta maqueta le tenemos un cariño especial pues se construyó hace un año y estaba en construcción cuando murió la Abuela Juana. De este modo, el buque quedó asociado al evento en cuestión pero sus datos no son leves.
   El Portaaviones USS Lexington en escala 1/72 tiene 83.000 piezas de madera, acero y plástico. Como todo portaaviones a esta escala, es muy complicado de construir pues es un buque invertido. Todo lo que los demás buques llevan por encima, éste lo lleva por debajo con el fin de dejar la cubierta despejada y eso se traduce en un trabajo complicado y atroz. Sin embargo y como hemos comentado antes, merece la pena y el barco es una auténtica gozada para el público que se sorprende al ver un Portaaviones con la cubierta de madera hecha tabla por tabla.
El diorama del Acorazado Alemás Tirpitz en Noruega. La escala, 1/700.
   Si se hace una maqueta en cierta escala se puede escoger la opción cómoda o la correcta. La correcta es hacer la cubierta del Portaaviones tablón por tablón con los baos, el armazón de los elevadores y los deflectores de gases. Es un buque al que da pena ponerle los aviones y tapar de ese modo tanto trabajo en la cubierta.
   Hay un buque que aparece dos veces durante el transcurso de la visita. Este buque es el Portaaviones USS Enterprise. Nos referimos al USS Enterprise de 1961 de propulsión nuclear. Podemos verlo en escala 1/400 y en escala 1/350. La maqueta en escala 1/400 representa al buque el día de su puesta en activo mientras que la otra lo hace el día que causó baja. Es interesante para ver la evolución que puede tener un buque a lo largo de los años.
Otra vista del Portaaviones USS Lexington en escala 1/72. Hablamos de casi cuatro metros de maqueta.
   Justo al lado del USS Lexington podemos ver un diorama en escala 1/700 que está resultando muy del gusto del público. Se trata de una reproducción parcial del Astillero Harland & Wolff de Belfast. Hablando en claro, el lugar donde se construyó el Titanic. Es una maqueta totalmente artesanal realizada en madera, plástico y metal y cuya construcción ha llevado un mes de trabajo. Por supuesto, el Titanic está entre los buques presentes y paulatinamente la maqueta se irá completando con buques de la época. La planimetría para realizar la maqueta de Belfast se hizo en base a unos planos del puerto del año 1948. Planos que estuvieron encantados de mandarnos desde Belfast, todo hay que decirlo.
Belfast en escala 1/700.

Otra vista del diorama de Belfast en escala 1/700.
   Dentro de esta maqueta podemos ver además del Titanic, otros buques en la misma escala para poder establecer una comparación con él. Cierto es que buques un siglo más modernos como es el caso de un Portaaviones nuclear, no parecen mucho más grandes que él lo cual es un dato interesante y a tener en cuenta.
   Entramos ahora en la última fase de la visita al Museo Grand Central. Vamos a ver tres buques más. Uno de ellos que aún no tiene nombre pues aún está en construcción y dos que si lo tienen y que reservamos para el final pues son de largo los que más gustan.
   El Acorazado 401 que está en construcción es la maqueta de un Acorazado más grande de Europa y seguramente la segunda más grande del Mundo. La obra está realizada al 30% pero ya puede verse la magnitud y el tamaño de la misma. Realizado a una escala de 1/22, el Acorazado tiene 11.85 metros de eslora, 1.80 de manga y 2.30 metros de manga total. La altura desde la plataforma del Museo es de 4.10 metros hasta la punta del mástil. Como es normal, la construcción de este buque no ha seguido los patrones normales de ensamblaje de una maqueta. El buque pesa ahora mismo unas tres toneladas y media de modo que en primer lugar ha de tener la suficiente resistencia como para soportarse a sí mismo. Cierto es que este buque debería estar ya acabado hace dos años pero la afluencia de público y el peligro que supone andamiar parte de la Sala para acabarlo no han hecho posible la labor. No obstante es una de las cosas que han de estar acabadas para Semana Santa de 2017.
Vista de estribor del Acorazado 401 en construcción. 3500 kg y 11.85 metros de maqueta a escala 1/22.
   Ahora mismo el buque se puede ver desde una distancia de dos metros pero para darse cuenta en realidad del tamaño que tiene hay que acercarse a él y apoyarse en él. A medida que nos alejamos del buque, este se va haciendo más grande y va enseñando sus verdaderas proporciones. Las torretas de artillería pesan 57 Kilogramos y la sección de proa del casco 560. Por supuesto, cuando el buque esté acabado tendrá un diorama de unos cien metros cuadrados con un muelle, grúas, vehículos y toda la parafernalia necesaria para acompañarlo. En cuanto a la ambientación para su diorama, estamos dudando si hacer una de las dársenas del Canal de Castilla o hacer el antiguo Puerto de Laredo. Ambas opciones son perfectas de modo que ya veremos a ver. Algunos dirán que qué pinta el Canal de Castilla aquí. Hacer maquetas es un trabajo de precisión. Consiste en dibujo técnico de alto nivel, consiste en trabajar de un modo eficaz y consiste en que si tienes la oportunidad de crear tu Mundo particular y puedes hacerlo, hay que hacerlo.
 
Proa del Acorazado 401 en construcción.
  
Cuando se acaben las obras de la Terminal Grand Central en escala HO, veremos trenes españoles funcionando en la Terminal y sin duda esto será una ofensa para los “integristas del purismo” Bien. A nosotros lo que digan estos pijoteros no nos importa lo más mínimo. Lo que importa es el trabajo bien hecho y la ilusión y si a alguien le molesta ver un Ferrobús de Renfe en la Terminal Grand Central pues que vaya a un Psiquiatra pues lo necesita con urgencia.
    El Portaaviones USS J.F.Kennedy es el buque que más gusta a la gente que viene a visitarnos. El motivo?... Podríamos decir más bien los motivos. Su diseño, su tamaño y sobre todo la extrañeza en sus formas. Es un buque decididamente asimétrico en todos los sentidos y eso llama la atención poderosamente.
Indice del proyecto en Autocad del Portaaviones USS Lexington en escala 1/72.
    En cifras, El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72 es el Portaaviones a escala más grande de Europa y uno de los mayores del Mundo. Ni que decir tiene que no es habitual ver en Museo Naval alguno una maqueta de esta enjundia. La maqueta del Portaaviones, que dispone de un diorama de cuarenta metros cuadrados, se construyó íntegramente en Pobladura del Valle durante el invierno de 2012. Cuarenta días de planificación y diseños en Autocad y sesenta días de ensamblaje. Hay que señalar que algunos días estábamos trabajando a -12 grados por tanto, podemos decir sin temor a equivocarnos que la construcción de este buque ha sido la más dura de todas con diferencia. El Portaaviones puede verse de frente – esa es la mejor vista – por un lateral y desde la parte superior del escenario de la sala. Desde ahí tenemos una vista inédita de la cubierta de apontaje y de la estructura de la Isla.
El Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.
   
Isla del Portaaviones USS J.F.Kennedy en escala 1/72.
Junto al Portaaviones y formando parte del mismo diorama, podemos ver el Acorazado inglés King George V realizado en la misma escala que el buque anteriormente citado. Ambos navíos están juntos y eso es un hecho poco ortodoxo pero muy adecuado para poder comparar un buque de la Segunda Guerra Mundial con uno más moderno. También nos sirve para poder establecer el verdadero tamaño del Portaaviones al compararlo con un Acorazado de 230 metros de eslora. El Acorazado se ve realmente pequeño y de pequeño tiene más bien poco.
    De este Acorazado inglés llama la atención poderosamente el camuflaje en contraste con la pintura rigurosamente gris del Portaaviones y del resto de buques de guerra. El camuflaje en los buques fue profusamente utilizado en la Segunda guerra mundial pero este es un hecho que, por lo que veo, la mayor parte del público desconoce. No importa pues para eso está el Museo. Para aprender divirtiéndose.
Batería principal de 356 mm. del Acorazado HMS King George V en escala 1/72.
    En breve, tendremos en la sala de exposiciones nuevos buques que servirán para completar la muestra naval del Museo Grand Central. Estos buques son el Portaaviones Japonés Akagi en escala 1/72, El Acorazado Alemán Scharnhorst en escala 1/100 y que en estos momentos está en fase de restauración y el Acorazado USS Arizona en escala 1/350 con su correspondiente diorama que aunque no es muy grande servirá para representar a este histórico buque.
    Ahora llega el momento de decidir qué buque gusta más. Hay personas que lo tienen claro pero otras necesitan un poco de tiempo para decidirse. Eso no es problema pues tras la visita a la Sala de exposiciones pasamos a visitar la cocina del Museo donde los clientes pueden disfrutar de un vino y un embutido casero o, si lo han encargado, de una excepcional comida hecha a la lumbre de encina. Sobre esto último ya hablaremos asimismo largo y tendido.
Tras la visita, nada como sentarse un rato a charlar con un buen vino, un embutido casero o un buen guiso hecho en la lumbre. En la foto, la cocina del Museo Grand Central.
   En sucesivas entradas y como hemos comentado, abordaremos la construcción de la Terminal Grand Central en escala HO, su proceso de diseño, sus complicaciones y lo que es más importante los avances en el trabajo en la misma.

Un saludo a todos.

José Luis Blanco García. Director. Museo Grand central.

13 ene. 2017

Runaway train.




Aquí tenéis un vídeo de las pruebas del material motor, que vamos a usar en la fase tres de la maqueta ferroviaria. Sobre este esquema de vía este tipo de circulaciones va un poco forzada pero no importa.
     A disfrutarlo.

     Un saludo a todos.

27 nov. 2016

RMS Gigantic

    Os dejamos unas fotos de la maqueta en escala 1/48 del RMS Gigantic totalmente acabada.

         Un saludo.

         La Dirección.
RMS Gigantic. 1/48.

RMS Gigantic. 1/48.

RMS Gigantic. 1/48.

RMS Gigantic. 1/48.

RMS Gigantic. 1/48.

RMS Gigantic. 1/48.